Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Yo no soy ningún dios para quitarle la vida a alguien"

Los acusados de asesinar a un miembro de los Ñetas en Madrid niegan su participación en el crimen

Los dos jóvenes acusados de asesinar en mayo de 2006 a un ecuatoriano en el centro de Madrid, Hugo Emiliano Guallichico, han negado hoy estos hechos en el juicio que ha comenzado en la Audiencia Provincial, así como su pertenencia a la banda latina Dominican Don't Play, una escisión de los Latin King. Uno de los acusados ha llegado a decir que no es "ningún dios para quitarle la vida a alguien".

Sergio Manuel G.C. -apodado El nueve- y Jaycer Ventura J.C., de 19 y 23 años respectivamente y que se encuentran en prisión provisional por esta causa, han asegurado a preguntas del Ministerio Fiscal que no conocían a la víctima y que el día del suceso se encontraban en sus domicilios. La Policía encontró en la vivienda de Sergio Manuel G.C. varios papeles con una especie de diagrama donde aparecían escritas las palabras "patriarca", "suprema" y "perla", pero el acusado ha matizado que pertenecían a su hermano, al que también se detuvo por estos hechos y que actualmente está en libertad.

Cuando la fiscal le ha preguntado acerca de su supuesta pertenencia a la banda latina Dominican Don't Play, Sergio Manuel ha contestado que sí escuchó alguna vez en las canchas de baloncesto que existían, pero que desconocía su saludo o su vestimenta. Por su parte, Jayzer Ventura ha explicado que su ex novia, que pertenecía a la banda de los Ñetas y era amiga de una de las testigos que le reconoció como autor, le dijo al terminar su relación que lo que estaba haciendo le iba a "salir muy caro" y ha agregado que él no iba a las canchas de baloncesto de Lavapiés. El procesado, que asegura que no conoce al otro acusado ni pertenece a ninguna banda latina, ha manifestado durante la vista que él no es "ningún dios para quitarle la vida a alguien".

A puñaladas

En el juicio también han testificado varios miembros de la Policía Nacional, que han asegurado que tres testigos identificaron a los acusados como autores del asesinato de Hugo Emiliano y como miembros de los Dominican Don't Play, aunque la brigada de bandas latinas no los tenía fichados como tales. Según el abogado de Sergio Manuel G.C., Manuel Alonso Ferrezuelo, que no existía información sobre su defendido como miembro de una banda y tampoco se han encontrado sus huellas ni el arma utilizada para cometer el crimen.

La muerte de Hugo Emiliano, apodado por sus amigos El Abuelo, se produjo en el transcurso de una pelea por el uso de una cancha de baloncesto, situada en el barrio de Lavapiés. El joven, de 20 años, recibió varias puñaladas en el abdomen, el tórax y el brazo izquierdo. Tras ser atendido por efectivos del Samur en el lugar de los hechos, se le trasladó a la Fundación Jiménez Díaz, donde finalmente falleció por una parada cardiorrespiratoria.

Según el escrito del fiscal, el 1 de mayo de 2006 los acusados, junto a otros individuos, atacaron y acorralaron a Hugo Emiliano en la calle Amparo del distrito Centro de Madrid, Sergio Manuel le clavó un cuchillo de cocina y, cuando estaba en el suelo, Jaycer Ventura le golpeó con una piedra en la cabeza, lesiones que le provocaron la muerte. La Fiscalía pide 21 años de cárcel para estos dos jóvenes por un delito de asesinato y otro de asociación ilícita, además de una indemnización para a los padres de la víctima de casi 100.000 euros. Por su parte, la acusación particular solicita 23 años de prisión y 300.000 euros de indemnización, mientras que las defensas han pedido la absolución de sus patrocinados.