Una burbuja creativa en la Puerta de Alcalá

Una violinista se encierra una semana en urna de cristal junto a la plaza de la Independencia para "inspirarse y componer"... y para promocionar una comunidad virtual

Una violinista gallega de 25 años, Patricia Argüelles, se ha encerrado hoy en una habitación de cristal plantada en la madrileña plaza de la Independencia, frente a la Puerta de Alcalá, donde pasará toda una semana expuesta al público mientras compone una obra musical que, según ha aventurado, estará "muy influida" por la gente que pase por la calle. Este Gran Hermano artístico está patrocinado por una comunidad virtual española y su intención declarada es "mostrar en directo el proceso de creación musical" y, claro está, promocionar dicha página. Para ver y escuchar a la violinista no hace falta ir a Madrid, ya que la web publica fotos y vídeos del evento. También se podrá charlar con la artista. De esta vida en directo sólo se excluye el baño. Preguntado por la cuestión, el Ayuntamiento no ha podido precisar cuánto ha pagado la empresa por colocar 30 metros cuadrados de publicidad en el centro de Madrid.

Marta Adamczyk, portavoz del portal www.bago.es, que organiza esta iniciativa, ha subrayado que nunca se ha realizado antes nada parecido, ni en este país ni en cualquier otro. Entrevistada por teléfono por ELPAIS.com, Adamczyk se ha negado a contestar a la pregunta de cuánto cobra la artista por este trabajo a tiempo completo, pero sí ha subrayado que la chica no lo hace "por el dinero ni por la fama". "Patricia da muchos conciertos y no tiene tiempo de componer, que es lo que más le gusta. Nosotros le ofrecemos este periodo de reclusión para que haga precisamente eso", ha indicado, para añadir: "Vive en Berlín, no le interesa para nada la fama. Tiene una carrera profesional y lo que quería conseguir ya lo ha conseguido". ¿Con 25 años? Pues sí, porque ha tocado "con la Filarmónica de Berlín, con grupos como Los Piratas y Siniestro Total y músicos como Matt Elliot".

La propia Argüelles, que lleva un mes preparándose en la experiencia, ha explicado a los medios en la presentación del evento que ha estudiado música clásica pero tiene "un estilo ecléctico y alternativo". La joven, de Vigo, acabó la carrera de piano y se trasladó a vivir a la capital alemana, donde continúa "perfeccionando" su técnica. El portal hizo un casting al que se presentaron "muchos candidatos" y Patricia resultó elegida de entre seis finalistas. ¿Tenía que ser chica? "Sí, claro que tenía que ser una chica, y guapa, que llama más la atención", admite sin tapujos Adamczyk, que añade que se decantaron por ella "por sus aficiones, que comparte con gran parte del público". Preguntada sobre los trámites -no debe resultar nada fácil plantar en pleno centro de Madrid un minipiso con fines publicitarios -, la portavoz ha explicado que tardaron "un mes y medio" en obtener los permisos. Fuentes del Ayuntamiento han confirmado que esta casita, con un jardín y todo, tiene el visto bueno de la Junta Municipal del Distrito de Salamanca, pero no han podido concretar, en plena polémica por los chirimbolos, si ha pagado por ello ni tampoco la cantidad.

La primera vez que se hace

"No fue nada fácil", reconoce la portavoz, que subraya que se lo concedieron "porque es una experiencia artística". De eso no hay duda, como tampoco de los cartelones de la web y los logotipos que cubren las paredes de la minivivienda. Según los organizadores, la habitación contiene todo lo necesario para que la violinista desarrolle sus actividades cotidianas, desde la comida y la ropa necesaria, hasta cocina, microondas, cama y ordenador. "Para ella, será como estar en casa, con la diferencia de que la mirará todo el mundo, pero está acostumbrada a ello porque es concertista", explica Adamczyk. Y nadie podrá molestarla, ya que "personal de seguridad vigila las 24 horas del día".

Sobre la experiencia en sí, Patricia ha indicado que "la gente influirá muchísimo en la composición", pero también lo que ella "haga yo aquí", si está "bien o un poco de bajón". Al contrario que Dios, que descansó al séptimo día, ella Patricia interpretará "para el público lo que haya creado" cuando se cumpla una semana de encierro. Además, cada tarde abrirá los micrófonos de su recinto, que ha comparado con un escenario, para que la gente vea "cómo va evolucionando" su composición. A Patricia no le gusta nada la comparación con Gran hermano. Para ella, es un "experimento artístico" que intenta "desarrollar la cultura" en Madrid. "Me gusta el proyecto, me parece muy innovador, creo que ayudará a Madrid a evolucionar en el arte" ha señalado, para destacar que "en otros países es más fácil hacer cosas así".

"Estaré siete días incomunicada, pero también estoy con mi música, que expresa sentimientos y palabras", ha indicado la violinista, cuyo único contacto con el exterior será a través de la dirección www.bago.es, la comunidad virtual española que promociona la iniciativa y que, aunque lleva varias semanas funcionando, se ha lanzado precisamente hoy. Bago.es permite, previa invitación de un miembro, encontrar nuevos amigos de cualquier punto de España o de justo al lado de tu casa, restablecer amistades perdidas, crear grupos temáticos y publicar fotos. En la web, Patricia ha publicado un foro con su nombre en el que los usuarios pueden publicar comentarios a los que ella responderá. También se le pueden enviar mensajes privados. Además, su perfil contiene un miniblog, muchas imágenes y prometen subir vídeos en breve.

La violinista, que confía en aguantar toda la semana sin problemas, ha indicado que tratará de "hacer vida normal" y, en algunos momentos, encerrarse en sí misma "como si la gente no existiese". "Ellos observan cómo un artista duerme, descansa, come, ve películas y crea", ha dicho sobre su público. La violinista se verá expuesta al público las 24 horas, con el baño como único espacio de intimidad. ¿Se aburrirá? "No, tengo mis libros, mi música...". Y tiene un ordenador conectado a la red. Adamczyk ha añadido que con el evento intentan demostrar lo que millones de internautas ya saben: que no es necesario mantener "contacto físico" con los amigos para comunicarse con ellos.

Patricia Argüelles toca su instrumento minutos después de iniciar su encierro.
Patricia Argüelles toca su instrumento minutos después de iniciar su encierro.REUTERS
Es un experimento artístico para demostrar la importancia de las nuevas tecnologías en las relaciones humanasATLAS

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50