Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP acepta "despolitizar" el Valle de los Caídos, que honrará a las víctimas de la Guerra Civil

La Ley de Memoria Histórica es aprobada en la Comisión Constitucional del Congreso con los votos de IU-ICV, CiU, PNV y CC, y la oposición de ERC y PP.- Este último, sin embargo, apoya varios artículos

El PSOE, con el respaldo de IU-ICV, CiU, PNV y CC, logró ayer sacar adelante en la Comisión Constitucional del Congreso la denominada Ley de Memoria Histórica, a la que se han opuesto tanto Esquerra Republicana como el PP, si bien el Grupo Popular ha apoyado los artículos referidos a la mejora de las indemnizaciones ya existentes. Además, el PP ha aceptado "despolitizar" de forma "absoluta" el Valle de los Caídos, recinto que a partir de ahora tendrá entre sus objetivos "honrar y rehabilitar la memoria" de todas las personas fallecidas como consecuencia de la Guerra Civil y de la represión política que la siguió. La Ley de Memoria Histórica pasará ahora al Pleno de la Cámara Baja.

La despolitización del Valle de los Caídos figura en el artículo 16 de la nueva ley, que prohíbe además que en el recinto del monumento se lleven a cabo actos de naturaleza política o "exaltadores de la Guerra Civil, sus protagonistas o del franquismo", algo que también ha apoyado el PP. Asimismo, la Fundación que gestiona el Valle de los Caídos fomentará las "aspiraciones de reconciliación que hay en nuestra sociedad" con objeto de profundizar en el conocimiento de ese periodo histórico. El artículo 16 forma parte del contenido de una enmienda transaccional de CiU a la Ley de Memoria Histórica.

Junto a esa enmienda de CiU, la Comisión ha aprobado también con los votos de todos los grupos parlamentarios, salvo del PP, la posibilidad de que los hijos y nietos de los exiliados tras la Guerra Civil puedan solicitar la nacionalidad española, un derecho que se extiende también a los miembros de las Brigadas Internacionales.

Otra de las novedades sobre el texto remitido inicialmente por la ponencia y que ha sido modificado hoy en Comisión es que se obligará al Ministerio de Justicia a facilitar el acceso a las actas de defunciones de los Registros Civiles.

El resto de la ley, 22 artículos y otras siete disposiciones adicionales, ha sido aprobado con los votos de PSOE e IU-ICV, el apoyo crítico de PNV, CiU y CC, y el rechazo frontal de PP y ERC. Pese a todo, el Grupo Popular sí ha respaldado finalmente aquellos puntos de la norma en los que se mejoran las ayudas y prestaciones para las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo.

Las dos Españas

En su intervención, el portavoz del PP Jorge Fernández Díaz ha insistido, no obstante, en que se trata de una ley "sectaria" que "dinamita" el consenso constitucional alcanzado en la Transición. "Una de las dos españas vuelve a helarnos el corazón", ha señalado Fernández Díaz, quien a renglón seguido ha acusado al PSOE de imponer que existan muertos "de primera y de segunda clase". Además, ha reprochado a los socialistas que hayan intentado marginar de forma deliberada al PP para presentar a unos partidos "como buenos" y a otros como "unos facciosos" y antidemócratas.

Por contra, el diputado del PSOE Juan Antonio Barrios ha dejado claro que el texto aprobado hoy no hace distinciones entre víctimas, y se ha preguntado con ironía por qué el PP tiene "tantos problemas" para condenar por ley el régimen franquista.

En este sentido, el portavoz de IU-ICV, Joan Herrera, se ha felicitado de que finalmente la Ley de Memoria Histórica renuncie a una posición equidistante entre los dos bandos y haga una condena "solemne y rotunda" de la dictadura.

Rajoy acusa a Zapatero de "jugar con lo esencial" y el presidente le culpa del clima de crispación

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha acusado esta tarde al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, de "jugar con lo esencial". Zapatero le ha respondido responsabilizándole del actual clima de crispación.

Ambos han protagonizado un tenso cara a cara más en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, en la que, de forma inusual, han agotado su tiempo en una única intervención cada uno.

Rajoy ha subrayado que en cualquier país "razonable" hay una serie de cuestiones ajenas a toda discusión, "las reglas de juego", que deben ser preservadas por el Gobierno. "Lamentablemente, hoy en España se discute casi todo, hay cosas que conviene dejar claras, y usted, por acción u omisión, no lo ha hecho", ha reprochado Rajoy a Zapatero, y ha pasado a "recordar" algunas de esas reglas.

España, le ha dicho, "es una nación, no un concepto discutido o discutible; la bandera es nuestro símbolo, representa nuestra democracia y nuestra Constitución, y debe de ondear en todas las instituciones; con los terroristas no se negocia políticamente y conviene dejarlo muy claro". De igual forma, "a los dirigentes que quieren romper la soberanía nacional no se les da trato deferente y no basta con decirles que cumplan la ley". Rajoy ha declarado, además, que España debe mirar al futuro, como se decidió en 1978, el "momento de la reconciliación nacional", y después de los años transcurridos "no se debe hurgar en el pasado ni abrir heridas superadas".

"Por acción u omisión", ha concluido, "usted ha creado mucho malestar, muchas dudas, muchas incertidumbres y ha jugado con lo esencial, usted a eso le llama serenidad, otros le llaman irreponsabilidad y frivolidad. Yo trabajaré para que todas estas cosas no vuelvan a suceder en el futuro".

En su respuesta, el presidente del Gobierno ha manifestado que es Rajoy el "principal agente" promotor de esa discusión, y ha destacado que "durante 25 años ningún líder de la oposición discutió sobre la política antiterrorista, ninguno planteó temas relativos a símbolos que nos unen a todos, ninguno intentó establecer una confrontación sobre el sentimiento que todos compartimos de pertenencia a un país, España".

"No voy a discutir con usted sobre cuestiones que unen a todos los españoles, la Constitución, la bandera, la democracia, la monarquía y la libertad que conseguimos todos juntos en 1977", le ha espetado el presidente.

Más información