Los dos primeros islamistas juzgados por planear volar la Audiencia niegan pertener a la 'yihad'

La Fiscalía pide hasta 46 años de cárcel para los 30 supuestos terroristas de la red de Mohamed Achraf que se sientan en el banquillo

Los dos primeros acusados de la red islamista sentada en el banquillo desde esta mañana por planear un atentado contra la Audiencia Nacional en 2004 han negado cualquier relación con la yihad en España, con Mohamed Achraf, supuesto líder de esta célula, y con el resto de los 30 islamistas que comparecen ante la justicia.

Después de un retraso debido a problemas logísticos, ha dado comienzo el juicio contra los 30 presuntos terroristas islamistas acusados de planear un atentado contra la Audiencia Nacional, para quienes la Fiscalía pide entre 2 y 46 años de cárcel. La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, compuesta por los magistrados Alfonso Guevara, Fermín Javier Echarri y Flor Sánchez, es la encargada de juzgar a estos islamistas.

"Soy un yonqui"

El primero en declarar ha sido Mohamed Boukiri, de nacionalidad argelina, que se enfrenta a 27 años de prisión por "conspiración y pertenencia a organización terrorista". Boukiri ha corregido al tribunal y ha defendido llamarse Omar Moulahia, después de lo que se ha desvinculado del supuesto líder de la célula desarticulada, Mohamed Achraf, del resto de los sentados en el banquillo, y del radicalismo islamista. El acusado ha explicado que él sólo era un "yonqui". "Yo sólo estaba tomando pastillas todo el día", ha afirmado Boukiri.

Respecto a las cartas que supuestamente intercambió con Achraf en la prisión de Topas y que se incautaron en su vivienda de Torrevieja (Alicante), Boukiri ha señalado que no son suyas y que ni siquiera sabe escribir. "No sé lo que significa ser mártir ni muyaidín".

También ha declarado en la sesión de esta mañana Taoufik Eddebdoudi, para quien la Fiscalía pide 11 años de prisión por pertenencia a banda armada, El acusado hanegado también conocer a Achraf y al resto de los supuestos miembros de la célula terrorista.

Lo que sí ha reconocido Eddebdoudi es haber enviado una carta a Achraf en la cárcel de Topas, que fue exhibida a la sala y en la que, según la versión del procesado, le pedía ayuda para poder comunicarse con su familia. Pero ha negado tener relación alguna con el resto de cartas. "No las recuerdo" y "no es mi letra", han sido sus respuestas.

Los fiscales encargados del caso, Pedro Rubira y Dolores Delgado, acusan a los 30 procesados de delitos de integración en organización terrorista de naturaleza yihadista, conspiración para atentado terrorista con resultado de muerte, falsificación de moneda y delito de falsificación continuada de documento público y oficial.

500 kilos en un camión

Según el escrito de calificación de la Fiscalía, los procesados planearon atentar contra la Audiencia Nacional, hasta el punto de que habían dispuesto "lo necesario para adquirir 1.000 kilogramos de explosivo (Goma 2), de los que utilizarían al menos 500 kilogramos en un camión que empotrarían contra la Audiencia Nacional".

Asimismo, con la explosión se pretendía acabar con la vida de jueces, funcionarios y público en general que acude normalmente a la Audiencia Nacional y que se cifra en unas 980 personas diarias: 300 jueces, secretarios y personal judicial, 80 fiscales y personal de Fiscalía, 50 personas de la Secretaría de Gobierno y sus departamentos auxiliares, 350 abogados, visitantes y justiciables, más 200 agentes policiales.

La Fiscalía cree que los procesados pertenecían a un grupo constituido entre finales de 2001 y primeros meses de 2002 por Abderrahmane Tahiri, alias Mohamed Achraf, quien desarrollaba las funciones de emir. De los 30 procesados, nueve habían manifestado su voluntad de suicidarse en el atentado proyectado contra la Audiencia Nacional, incluido el emir Achraf, quien se encargaría de la financiación del acto criminal. Achraf será el último en declarar ante la Audiencia Nacional.

Uno de los acusados, Abdelkrim Bensmail, testificó en el juicio del 11-M, ya que mantenía lazos con Alekema Lamari, uno de los siete terroristas que se suicidó en Leganés.

Lo más visto en...

Top 50