Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Che antes del Che

Una de las imágenes de la muestra.
Una de las imágenes de la muestra.

El 8 de octubre de 1967 murió Ernesto Che Guevara y nació un mito. Su fusilamiento puso fin a la vida de un guerrillero y hombre de gobierno, pero también de un hijo, marido y padre, como ilustra una exposición de fotografías inaugurada hoy en el Círculo de Bellas Artes. La muestra Che Guevara. La vida en fotos, compuesta por 64 imágenes del libro Che Guevara. La vida en juego (Buenos Aires, Edhasa, 2006) de la periodista argentina Julia Constenla, pretende reflejar "el ser humano que hay detrás del mito", según ha explicado una de las comisarias de la exposición, Alicia Ovando. De las fotos, más de una decena son inéditas en España y cinco en el mundo.

El 8 de octubre de 1967 murió Ernesto Che Guevara y nació un mito. Su fusilamiento puso fin a la vida de un guerrillero y hombre de gobierno, pero también de un hijo, marido y padre, como ilustra una exposición de fotografías inaugurada hoy en el Círculo de Bellas Artes. La muestra Che Guevara. La vida en fotos, compuesta por 64 imágenes del libro Che Guevara. La vida en juego (Buenos Aires, Edhasa, 2006) de la periodista argentina Julia Constenla, pretende reflejar "el ser humano que hay detrás del mito", según ha explicado una de las comisarias de la exposición, Alicia Ovando. De las fotos, más de una decena son inéditas en España y cinco en el mundo.

Esta exposición pretende mostrar al Che como un niño que juega sobrellevando el asedio del asma, como un adolescente que recorre más de cuatro mil kilómetros en bicicleta para conocer su país, como un joven tratando de comprender un continente que siente su patria, como un combatiente que libró sus batallas, como una persona, en definitiva, que transcendió a su tiempo. Entre las fotos pueden verse instantáneas familiares con sus padres y hermanos, con sus dos mujeres y sus cinco hijos, o con amigos como Alberto Granados -con quien en 1951 recorrió Suramérica en motocicleta-, o Antonio Ñico López, el cubano exiliado que le dio el sobrenombre del Che. Pero también hay hueco para instantáneas que ilustran su faceta más política, como las de sus viajes de juventud a Perú, Colombia, Guatemala y México -donde conoció a jóvenes politizados-, las de la expedición y el desembarco en Cuba, sus fotografías con los hermanos Castro, y las del triunfo revolucionario y su vida como ministro en Cuba.

Esta última faceta queda bien documentada gracias a una decena de fotografías que muestran sus viajes internacionales para lograr apoyo político y económico para la revolución. En ellos pudo conocer a políticos como el presidente chileno Salvador Allende, el líder soviético Nikita Krushov, o el fundador de la China Popular, Mao Tsé Tung, además de a intelectuales como la pareja formada por los filósofos franceses Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, o el cosmonauta ruso Yuri Gagarin.

La muestra se completa con las últimas fotografías del Che en sus viajes al Congo y a Praga, además de su última expedición a Bolivia, donde fue asesinado a manos del Ejército hace ya 40 años. "Las imágenes no intentan celebrar las hazañas de un icono del siglo pasado, sino que tratan de mostrar la historia de una persona que estudia, trabaja, ama, es amado, construye amistades, lucha y anhela que el hombre viva en un mundo mejor", explica en su libro Julia Constenla.

La periodista pudo conseguir el material, compuesto por fotografías sacadas del archivo histórico de Cuba y de numerosos álbumes familiares, gracias a su amistad primero con la madre del Che, Celia de la Serna, y más tarde con el propio Che. La exposición, en la que colaboran la Embajada de Argentina y la Casa América, se acompaña de un ciclo de cine, Che Guevara. 40 años no es nada, en el que se proyectarán desde hoy y hasta el domingo cuatro películas sobre la vida del revolucionario.

De Rosario a Bolivia

Nacido en Rosario, Ernesto pasa sus primeros años en un yerbatal misionero, su infancia en las sierras de Córdoba y la adolescencia y parte de su juventud ente Córdoba y Buenos Aires. Desde muy joven busca en los diferentes caminos respuestas a las preguntas que lo acucian. En México conoce a los hermanos Castro y se incorpora al grupo liderado por Fidel, primero como médico, luego como combatiente a tiempo completo y finalmente como comandante, conduciendo a sus hombres a la entrada triunfal en La Habana que marca el triunfo de los revolucionarios en las cinco gloriosas jornadas de Santa Clara. En 1965 parte de Cuba para seguir la lucha en otros lugares y marcha al Congo para asesorar a un movimiento de liberación. El 8 de octubre de 1967 es capturado y asesinado en Bolivia.

Más información