Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Síntomas de moralidad en los tabloides británicos

Varios diarios renuncian a publicar una foto del príncipe Guillermo y su novia, obtenida durante "una persecución agresiva" de los 'paparazzi'

La época del "todo vale" de los tabloides británicos parece haber llegado a su fin. O, al menos, podría moderarse en los próximos meses. Mientras el juicio por la muerte de Lady Di analiza pormenorizadamente la persecución a la que fue sometida por parte de los paparazzi, antes de morir en un accidente de tráfico; la Casa Real británica ha ganado estos días otra batalla. Varios diarios han decidido no publicar la foto que confirma que el príncipe Guillermo y Kate Middleton han retomado su noviazgo, después de que Clarence House denunciara que fueron sometidos a otra "persecución agresiva y potencialmente peligrosa" para obtenerla.

"Pese a que ya habían sido fotografiados al salir de la discoteca, fueron perseguidos por los paparazzi, que les seguían en coche, en moto y a pie, en actitud amenazadora", informó ayer su portavoz, Paddy Harverson.

"La persecución agresiva era potencialmente peligrosa y preocupante para ellos. Parece incomprensible, particularmente en los tiempos que corren (en referencia al juicio por la muerte de Diana), que siga existiendo este tipo de comportamiento", añadió el portavoz.

La reprimenda surtió su efecto. The Daily Mail sustituyó la instantánea por una imagen de archivo. The Daily Mirror decidió no publicarla y The Sun optó por difundir una foto de la pareja (en el interior de la publicación, no en la portada), asegurando que fue tomada antes de la persecución. El vespertino The Evening Standard es de los pocos que ha decidido sacar la fotografía, sin alegar justificación alguna.

Un noviazgo de cuatro años

Guillermo y Kate debieron reanudar su relación en torno al uno de julio pasado, después de que ella fuera invitada al concierto de homenaje a la princesa Diana de Gales, celebrado en el estadio de Wembley (norte de Londres). La pareja no había confirmado la noticia y, por eso, existía expectación sobre la primera foto juntos. El jueves, ambos salían de la discoteca Boujis, en el sur de Kensington, cuando fueron sorprendidos por la prensa, que no conseguía retratarlos desde que rompieron, en abril pasado.

El paréntesis en este noviazgo, que ya dura cuatro años, ha sido atribuido por la prensa a que la joven pedía un mayor compromiso que el príncipe no le quería dar. Ambos tienen 25 años.