Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

6.550 gramos de 'coca' bajo la sotana

Detenido en Barajas un falso sacerdote alemán acusado de tráfico de drogas

La Policía de Barajas había visto ya de todo. Como vestirse de atleta, de miembro de una orquesta, o de enfermo con escayola que simula tener la pierna rota. Y todo esto para ocultar droga. Pero hoy se han encontrado con un nuevo disfraz que se suma repertorio usado por los narcotraficantes en su intento de despistar a los agentes que combaten el tráfico de drogas en el aeropuerto: vestimenta de sacerdotes con alzacuellos incluido.

A las 7.35 de hoy aterrizaba en la Terminal 4 de Madrid un vuelo procedente de Santo Domingo. Entre los pasajeros iba un sacerdote alemán, con pantalón negro, camisa del mismo color y alzacuellos. En su malet,a 6.550 gramos de cocaína repartidos en cinco ladrillos, según fuentes policiales. Los agentes que peinaban este vuelo, al formar parte de las rutas calientes del narcotráfico, le dieron el alto. Jurgen Josep F., de 58 años, aseguró que vivía en Santo Domingo y que venía a pasar unos días en España. No pertenecía el cuerpo eclesiástico y era conocido ya por las autoridades policiales alemanas. Tenía antecedentes por estafa en ese país en 1988. El supuesto sacerdote fue detenido por los agentes del Grupo de Estupefacientes, al igual que sucedió ayer con tres mexicanos que pretendían no levantar las sospechas policiales con sus uniformes deportivos.

Luis Alejandro R.D llegó a Madrid en una silla de ruedas, ya que tiene las extremidades inferiores amputadas y comentó a los policías que pertenecía al equipo paralímpico mexicano de natación y viajaba a Madrid para "contactar con otros compañeros". En una venda que llevaba en la rodilla y en el interior de un pañal ocultaba 2.450 gramos de cocaína. Llegó a Madrid desde el Distrito Federal acompañado de dos personas, que también vestían chándal. Uno de ellos dijo que era "ojeador de futbolistas" y el otro entrenador de natación. Cada uno de ellos había ingerido un kilogramo de cocaína.

La falsa radiografía

Antes de hoy, los agentes policiales ya habían visto a correos de droga con vestimentas religiosas. El pasado mes de junio fue detenido un joven guatemalteco que llegó a Madrid con el atuendo y distintivo de los miembros de la Iglesia de Jesucristo de Todos los Santos y 1.650 gramos de cocaína en la maleta. En algunos casos, los narcotraficantes viajan con certificados médicos con los que pretenden desviar la atención de los agentes. Así lo hizo durante este verano un joven dominicano que viajó a Madrid con la pierna escayolada y con una radiografía que certificaba la rotura de un hueso. La placa que se le realizó en el aeropuerto de Barajas demostró "lo contrario".

Al romper la escayola, apareció más de un kilogramo de cocaína "entre el yeso y la carne del detenido", recuerdan las fuentes. Y entre todos los disfraces utilizados por los correos, los agentes destacan el que usaron el 13 de septiembre de 2006 nueve venezolanos, que simulaban ser una orquesta que viajó a España para actuar en el Teatro Real de Madrid. Todos ellos iban vestidos con el uniforme del grupo: camiseta azul y cazadora con los colores de la bandera venezolana, y llevaban una credencial colgada con su nombre y el instrumento que tocaban.

El director de la orquesta relato a los policías el programa de actuaciones que iban a desarrollar en España, así como les mostró los trípticos informativos que llevaban con la historia del conjunto y sus "éxitos en Venezuela". Pero la policía comprobó que César Augusto M., de 42 años, tenía antecedentes por "tráfico de droga e inmigrantes" y decidió someter a toda a la orquesta a un examen radiológico. Sus nueve integrantes abandonaron el aeropuerto de Barajas con rumbo a distintos hospitales madrileños para expulsar, bajo seguimiento médico, el kilogramo de cocaína, que cada uno de ellos, había ingerido en forma de bolas.