Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicole Kidman sufrió un aborto cuando estaba casada con Tom Cruise

La actriz asegura en la revista 'Vanity Fair' que vivió momentos "traumáticos" tras la pérdida del bebé

El fracasado matrimonio entre Nicole Kidman y Tom Cruise vivió momentos traumáticos durante el aborto del que podía haber sido el primer hijo de la pareja, según confiesa la actriz en el último número de la revista Vanity Fair. "Perdimos un bebé al principio y esto fue realmente traumático", explica la ganadora del Oscar con el filme The Hours.

De naturaleza reservada, la estrella criada en Australia tampoco ofrece muchos detalles escabrosos durante esta entrevista que llega en uno de los momentos más activos de su carrera. Con dos estrenos pendientes antes de fin de año, el filme independiente Margot at the Wedding y la superproducción The Golden Compass, además del filme The Invasion aún en cartel, Kidman habla de forma enigmática de esa etapa ya pasada de su vida.

"Desde el momento en el que Tom y yo nos casamos quisimos tener hijos", explica la actriz que en estos momentos está rodando el épico Australia en el país del mismo nombre que tanto ama. De este deseo y tras el aborto llegó la decisión de adoptar, primero a Bella, que ahora tiene 14 años, y luego a Connor, que ya ha cumplido los 12 años.

Misterio

Sin embargo, Kidman, de 40 años, y que tenía 22 años cuando conoció a Cruise, no entra en más detalles sobre sus 10 años de matrimonio con esta superestrella del cine que acabó en divorcio de manera súbita. "Es complicado dado que nunca hablo mucho de muchas cosas. Tal vez un día se sabrá la historia", añade enigmática.

Kidman tampoco entra en detalles sobre su vida posterior y lo único que deja claro a a la revista es que no le gustan las relaciones ocasionales. "Yo entro en una relación formal y me caso, eso es lo mío", reconoce añadiendo que lo que le gusta es "una conexión muy, muy profunda" con su pareja.

"Muy doloroso"

Kidman habla también de su relación con su actual esposo, con quien le unió la soledad que ambos sentían en el momento en que se conocieron, en el año 2005. "Eramos una mezcla de asustados y valientes", resume la actriz mejor pagada de Hollywood de este primer encuentro.

Acerca del Oscar que obtuvo en 2003, la actriz lo recuerda como "algo grande. Algo que me hizo sentir sola y que era grande", comenta desde su casa de Sydney en recordatorio de una noche que la hizo pensar que necesitaba reorganizar su vida.

Kidman se refiere también a los problemas de su marido con las drogas y a su ingreso en una clínica de rehabilitación sólo cuatro meses después de haberse casado en junio de 2005. "Fue muy doloroso, muy, muy malo pero nos las hemos apañado para salir de ello", añade la estrella antes de completar su entrevista asegurando que es todo lo que tiene que decir. "El resto sería excesivo e innecesario", concluye la actriz a quien está dedicada la foto de portada de la revista mensual.