Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mariscadores impiden de nuevo la entrada de un barco gasero a la ría de Ferrol

Es la sexta vez que lo hacen.- Sostienen que la planta de Reganosa perjudicará al marisco

Unas 20 embarcaciones de mariscadores, miembros del Comité Ciudadano de Emergencia por la ría de Ferrol, han impedido esta mañana la entrada a la planta de Reganosa del buque gasero Akwa Ibom, que aprovechaba la pleamar de la mañana para entrar en la refinería. Los mariscadores llevan meses intentando bloquear la entrada de los buques gaseros en la ría, ya que sostienen que el tráfico de estos barcos perjudica al marisco.

Pese a los intentos de dos embarcaciones de la Guardia Civil de despejar la bocana de la ría, los mariscadores han conseguido, sobre las 7.45, que el metanero, con bandera de Bermudas, desistiese de iniciar la maniobra de entrada en la ría. Se trata de la sexta ocasión que esta plataforma detiene la entrada de un barco a la planta regasificadora. Según Carmelo Teixeiro, uno de los portavoces de esta plataforma, con esta medida pretenden que las autoridades reciban a los miembros del comité para tratar la situación de la planta de Reganosa, ya que consideran que no cuenta con los permisos necesarios.

Teixeiro ha explicado que los miembros del comité seguirán atentos durante el día de hoy, ya que sobre las 20.30 horas habrá una nueva pleamar y el barco podría intentar de nuevo la maniobra de atraque. Si no es posible por la oscuridad, lo intentará de nuevo por la mañana. El buque, con una eslora de 285 metros y bandera de Bermudas, se dirige ahora a la ría de Ares.

El Comité está integrado por cerca de 60 entidades de la comarca que se opone desde hace años a la ubicación de la planta regasificadora en el interior de la ría de Ferrol y reclama su traslado al puerto exterior.

Además, el colectivo había demandado en las últimas semanas, como requisito para facilitar la entrada de buques en la ría, que se retirasen las denuncias que pesan sobre algunos de sus integrantes por los anteriores cierres de la bocana de la ría al acceso de buques gaseros. Asimismo, pedían que se abriesen conversaciones, "ahora suspendidas", con la empresa para sopesar los daños que el tráfico de buques y la propia planta provocarían a los mariscadores.