Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra e ICV reclaman explicaciones de la ministra por el caos ferroviario en Barcelona

La enésima avería en la red de Cercanías afectó a 24.000 viajeros y dejó atrapadas a 600 personas durante dos horas

El caos ferroviario vivido ayer en el servicio de Cercanías de Renfe, que afectó a 24.000 pasajeros y 90 convoyes, ha elevado las críticas de los partidos catalanes y ha motivado que ERC e ICV soliciten la comparecencia urgente de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, cuya dimisión reclama el PP.

Pese a algunos retrasos de hasta media hora debidos a las obras para la llegada del AVE a Barcelona, la red de Cercanías ha recuperado hoy una cierta normalidad tras el caos vivido ayer tarde en la estación de Sants, cuando unos 600 pasajeros tuvieron que ser evacuados por las vías tras permanecer más de dos horas y media atrapados en un tren.

Los pasajeros afectados viajaban en un convoy de la línea C-2 de cercanías con destino a Sant Vicenç de Calders cuando, sobre las 18.50 horas, el tren se detuvo en medio de la vía, apenas dos minutos después de salir de la estación barcelonesa de Sants. Con las puertas cerradas, sin aire acondicionado y un calor "asfixiante", según relataron los afectados, los pasajeros permanecieron más de dos horas encerrados en el tren hasta que, poco después de las 21.00 horas, los Mossos d'Esquadra y los Bomberos lograron desbloquear las puertas y evacuar a los usuarios, que tuvieron que caminar varias decenas de metros por las vías del túnel hasta llegar al andén de una caótica estación de Sants. La evacuación dejó una estampa penosa, como madres con hijos pequeños en brazos caminando por las vías, ancianos casi desmayados por el cansancio y el calor y jóvenes descendiendo por farolas de las vías para salvar el desnivel.

La avería afectó la circulación de todas las líneas de Cercanías y de media y larga distancia, pero en especial a la C-10, que une la estación de Francia con el aeropuerto de El Prat, que, por tercera vez en esta semana, tuvo que ofrecer el servicio por carretera en autocar.

Comparecencia y dimisión

Fuentes de la compañía Renfe han cifrado hoy en 24.000 el número de viajeros afectados por la avería, que causó retrasos en unos 90 trenes, en todas las líneas de cercanías y de media y larga distancia, pero en especial en la C-10, que une la estación de Francia con el aeropuerto de El Prat (Barcelona).

El caos de ayer ha motivado que ERC y ICV soliciten la comparecencia urgente en el Congreso de los Diputados de Magdalena Álvarez y del presidente de Adif, Antonio González Marín, para dar explicaciones de las nuevas incidencias registradas en la red ferroviaria catalana.

Ambos partidos han redoblado sus críticas a la compañía ferroviaria por el deficiente funcionamiento del servicio en Cataluña, y EUiA ha reclamado la congelación de los precios de los billetes de los trenes regionales y de cercanías en 2008.

El presidente del PPC, Daniel Sirera, ha ido más allá en sus reproches y ha considerado que ya "ha llegado la hora" de que la titular de Fomento dimita, puesto que, en su opinión, "ha demostrado sobradamente que no está capacitada para hacer frente a los problemas que en estos momentos tiene el servicio de cercanías de Renfe en Barcelona". Por su parte, el portavoz de CDC, David Madí, ha responsabilizado a los Gobiernos central y catalán de la avería de ayer, que en su opinión "sitúa el sistema ferroviario en el umbral del caos".

El director de cercanías Barcelona, Miguel Ángel Remacha, ha pedido hoy disculpas por la última avería y ha anunciado que abrirá una investigación para averiguar las causas de esa incidencia.