Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "El culpable de lo ocurrido es exclusivamente ETA"

El presidente del Gobierno explica en una entrevista en Cuatro que la organización terrorista planteó objetivos políticos que él nunca aceptará

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado esta noche en una entrevista en Cuatro que "cuando arranca un proceso de paz nadie tiene predestinado un final de lo que puede pasar", pero que su "obligación era intentarlo y hubiera deseado tener el apoyo que otros presidentes tuvieron". El jefe del Ejecutivo ha subrayado que se siente "orgulloso" del papel jugado por el Gobierno y que "el culpable de lo ocurrido es exclusivamente ETA". El presidente, además, ha descartado la posibilidad de un adelanto electoral tras el fracaso del proceso.

Se trata de la primera vez que Zapatero comparece en televisión desde la mañana del pasado martes. Entonces leyó una declaración institucional de respuesta al comunicado con el que ETA daba por finalizado formalmente el alto el fuego decretado el 22 de marzo de 2006.

Sin detalles del proceso

"¿Le han engañado o se ha engañado?". Esta ha sido la dura pregunta con la que ha arrancado la entrevista Iñaki Gabilondo, ante la que Zapatero ha cargado la única y completa responsabilidad a la banda terrorista. Sobre las razones por las que el proceso ha fracasado, el presidente del Gobierno ha asegurado que ETA planteó "contenidos de objetivos políticos" que como presidente nunca aceptaría. Sin embargo, Rodríguez Zapatero no ha querido aportar detalles de las reuniones mantenidas por "responsabilidad" y "por motivos de seguridad", para garantizar el respeto de personas "de dentro y fuera de España" que han participado de forma muy activa para intentar llevar las conversaciones a buen término. Lo que sí ha dicho Zapatero es que hubo "contactos directos e indirectos".

No había compromisos firmados

Eso sí, no ha negado en ningún momento los encuentros celebrados entre Arnaldo Otegi y el dirigente del PSE Jesús Eguiguren, a los que ha calificado de "expectativas" de cara a conseguir la paz. Pero Zapatero ha asegurado que hubo "otras" (expectativas) que hacían pensar aún más en este sentido. De hecho, el presidente ha reiterado que era su "obligación" intentar dar pasos hacia la paz y que había datos suficientes como para abrir esperanzas. También ha mencionado el presidente que hasta diciembre de 2006, con el atentado de Barajas, hubo tres años sin víctimas mortales de ETA.

Por otra parte, Zapatero ha tildado de "radicalmente falso" que hubiera compromisos firmados entre el Gobierno y Batasuna, tal y como apuntó la izquierda abertzale y como prueba, ha dicho el presidente, está la ruptura del alto el fuego.

Crítico con la actitud del PP

En la entrevista, Zapatero se ha mostrado muy duro con la actitud mantenida por el Partido Popular desde que el Gobierno iniciara el proceso. "Me siento con autoridad moral", ha dicho, para pedir a Rajoy apoyo incondicional en este sentido. Sin embargo, no ha ocultado su pesimismo de cara al encuentro que mantendrá en La Moncloa el próximo lunes con el líder de la oposición. "Cuando un partido hace bandera pública de la política antiterrorista", ha afirmado Zapatero, significa que no tiene intención de sumarse a los esfuerzos, a la vez que se ha mostrado convencido de que el PP hará oposición en este sentido "hasta el último día de la legislatura".

También ha señalado el presidente que durante los tres últimos años "se han dicho cosas graves", en referencia a declaraciones de la oposición y también a lemas y pancartas durante las manifestaciones en contra del proceso. Finalmente, Gabilondo le ha preguntado al jefe del Ejecutivo si cree que en caso de que se produzca un nuevo atentado las culpas recaerán sobre él: "Sólo faltaría", ha sido la contundente y breve respuesta del presidente.

De Juana

Respecto a la situación del etarra Ignacio de Juana Chaos, el jefe del Gobierno ha insistido en que se ha actuado dentro de los márgenes legales y por razones de humanidad, aunque una vez superados los problemas de salud, el etarra debía volver a prisión. Ante una eventual nueva huelga de De Juana, ha afirmado que el Estado tiene la "obligación" de preservar la vida.