Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero pide el respaldo unánime de los partidos y Rajoy le exige que rectifique su política antiterrorista

"ETA vuelve a equivocarse, va en dirección contraria a la sociedad vasca y española", asegura el presidente del Gobierno

Zapatero lee una declaración institucional en respuesta al comunicado de ETA.
Zapatero lee una declaración institucional en respuesta al comunicado de ETA. AP

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha certificado esta mañana en un mensaje institucional leído desde La Moncloa que ETA ha dado por finalizado el alto el fuego, que "ya había roto de hecho con el atentado de Barajas que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos". El jefe del Ejecutivo ha respondido al comunicado enviado anoche por la organización terrorista a los diarios vascos Berria y Gara, ha dejado claro que la sociedad española "no va a ceder a ninguna de las amenazas o los desafíos a los que se le quiera someter", y ha expresado su esperanza de contar con "el respaldo unánime" de todos los grupos políticos. Poco después comparecía ante los medios de comunicación el presidente del Partido Popular, que eludía trasladar su apoyo al Ejecutivo, exigiéndole que "rectifique" y condicionando "la unidad de todos los españoles" a "los principios" del Pacto Antiterrorista.

Con semblante serio y muy mala cara, vestido con traje y corbata oscuros, y flanqueado por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, Zapatero ha comparecido ante los medios de comunicación poco antes de las once de la mañana en el palacio de La Moncloa para leer una declaración institucional. Antes, había telefoneado al presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, para adelantar la reunión que ambos tenían previsto mantener el próximo 21 de junio, según han informado fuentes del PP. La cita, a la postre, tendrá lugar la semana que viene, aunque el día todavía no ha sido fijado.

Ni cesión, ni negociación

Pocas horas después de la intervención de Zapatero, Rajoy ha comparecido ante los medios de comunicación para exigir al Gobierno que "rectifique". Le ha pedido al Ejecutivo "claridad, certidumbre, seguridad y que no haya ningún tipo de ambigüedad", "que afirme que ya no habrá ninguna cesión ni ninguna negociación con la organización terrorista ETA".

Antes, Zapatero había prometido "esforzarse para lograr" el apoyo de los grupos políticos, "porque eso es lo que quiere la mayoría de los españoles y eso es lo que necesita la mayoría de nuestro pueblo". "Tengo la esperanza de que ante el anuncio de ETA ese respaldo de los grupos políticos sea unánime", ha dicho tras agradecer el apoyo "incondicional" que dice haber recibido de "los grupos políticos" y "especialmente" de todos los ciudadanos que le han hecho llegar "su apoyo y su confianza".

"La respuesta será la de siempre

Zapatero comenzaba su discurso constantado lo que ya era un hecho: "ETA ha dado por finalizado el alto el fuego permanente abierto por ella misma en marzo de 2006. Es un periodo que ya había roto de hecho con el atentado cometido en la terminal de Barajas el pasado mes de diciembre que costó la vida de dos ciudadanos ecuatorianos". "Hoy ETA ha tomado la misma decisión que otras veces en el pasado y, ahora como entonces, ETA vuelve a equivocarse", ha añadido. "La respuesta a esta nueva equivocación", ha dicho, "será la que siempre han dado los gobiernos de España, las fuerzas democráticas y la sociedad en su conjunta, una respuesta anclada en la defensa común de los valores e instituciones democráticas, en la estricta aplicación del estado de derecho, en la eficacia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y en la cooperación internacional".

"Somos un país fuerte, la sociedad española ha mostrado a través de un periodo ya muy largo que su dolor no debilita su fortaleza, que el sufrimiento no merma su determinación. Lo mostrará ahora de nuevo, sin ceder a ninguna de las amenazas o los desafíos a los que se le quiere someter. La decisión de ETA va radicalmente en la dirección contraria al camino que desean la sociedad vasca y la española, el camino de la paz. Un camino que sólo tiene un final, el del abandono definitivo de las armas, un camino que sólo puede iniciarse y recorrerse con la renuncia completa a la violencia", ha explicado el presidente.

La "mayor esperanza" de Zapatero

A continuación ha querido dirigirse "singularmente" a los ciudadanos vascos para dejarles claro: "He realizado todos los esfuerzos posibles para alcanzar la paz y abrir un marco de convivencia para todos en el que pudiesen defenderse democráticamente todas las opciones y supere todo enfrentamiento". "Se que la mayoría de los ciudadanos vascos conocen la autenticidad del esfuerzo que el Gobierno ha realizado", ha agregado.

Por último, Zapatero ha expresado su "mayor esperanza", que "radica en la profunda voluntad de la mayoría de la sociedad vasca y de la sociedad española de vivir en paz y en libertad". "El futuro de los vascos depende y dependerá de ellos mismos en el marco de la ley y de la democracia, nunca dependerá de la violencia terrorista", ha querido dejar claro. Por su parte, el Gobierno "pone y pondrá todos los medios para la defensa de la convivencia, de la libertad y de la seguridad de todos los ciudadanos".

Lo que necesita la mayoría del pueblo

"La fuerza de la democracia y de la palabra siempre derrotará al delirio totalitario", ha dicho Zapatero, que está "seguro de que algún día esta consideración se impondrá, incluso, a quienes hoy vuelven a amenazarnos a todos". "Mantener la violencia sólo provocará dolo, un dolor que durará lo que ley, la democracia y la libertad tarden en acabar con la violencia, pero estoy convencido de que más temprano que tarde, la sociedad española conquistará definitivamente la paz. Me empeñaré en que se alcance cuanto antes", ha concluido su discurso.