Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un frente común en los Balcanes da la victoria a Serbia en el Festival de Eurovisión

El cuarteto español D'Nash ha ocupado el vigésimo puesto en la clasificación

La serbia Marija Serifovic durante su actuación esta noche en la 52 edición del Festival de Eurovisión
La serbia Marija Serifovic durante su actuación esta noche en la 52 edición del Festival de Eurovisión REUTERS

La representante de Serbia, la cantante Marija Serifovic, ganó la pasada noche el Festival de Eurovisión 2007 con el tema Molitva. La joven intérprete serbia, de 22 años, obtuvo 268 puntos y se ha impuso con autoridad en el certamen, superando a la drag queen ucrania Verka Serduchka, que quedó en segundo lugar, seguida de Rusia, Turquía y Bulgaria. Esta era la primera vez que Serbia concursaba, de manera independiente en el certamen, ya que hasta ahora había ido de la mano de Montenegro.

Veinticuatro países compitieronen la final de la 52ª Festival de la Canción de Eurovisión, en el Helsinki Arena de la capital finlandesa. El cuarteto español D'Nash defendió en segundo lugar su I love you mi vida pero no logró pasar del vigésimo puesto en la clasificación con 43 puntos sólo por delante de Lituania, Francia, Reino Unido e Irlanda. La ganadora del festival actuará en Madrid el 17 de mayo en una gira europea organizada por el certamen.

Polémica votación

Con un total de 268 votos, Serbia supo aglutinar los de las pequeñas repúblicas vecinas. Montenegro, Croacia, Eslovenia y Macedonia adjudicaron los 12 puntos a Serifovic a los ritmos templados de la canción Molitva. Los países de la antigua Yugoslavia supieron hacer un frente común para coronar a la representante serbia como ganadora del certamen. José María Íñigo, que participó en el especial de TVE-1 moderado por Carolina Ferre, ha aventurado que votaciones como la de anoche-"es un chanchullo y un manejo"- acabarán con el festival.

Basty, que fue entrevistado en el mismo programa junto a sus compañeros de D'Nash, Mikel, Ony y Javi, denunció también que a este paso, con el sistema de votaciones que a su juicio favorece a la Europa Oriental, Eurovisión se va a convertir "en el Festival de los países del Este". "No hay por dónde cogerlo", se lamentaba el gaditano. "Nos quedamos con nuestra actuación, que a la gente le ha gustado", añadía Basty, que ha recordado que "el público aquí en Finlandia no estaba de acuerdo con la votación".

La votación fue hecha por los telespectadores de 42 países europeos a través de llamadas de teléfono fijo y móvil y ha reflejado, como ocurre en los últimos años, las afinidades políticas, religiosas y étnicas de los distintos estados europeos. Se intercambiaron votos los bosnios y los turcos, de mayoría musulmana, los países de la antigua Unión Soviética, los bálticos o los escandinavos, y quedó de manifiesto la importante población turca en algunos países de la Europa Occidental. En España, con una importante comunidad inmigrante de Rumanía, la canción más votada fue precisamente la rumana, y Serbia sólo obtuvo un punto.

El elevado número de participantes, 42 este año tras la entrada de Georgia, República Checa, y Serbia y Montenegro por separado, y las solicitudes para ingresar en el club de los eurovisivos, que proceden hasta de la Autoridad Nacional Palestina, obligará a estudiar para 2009 la celebración de dos semifinales, según el productor ejecutivo del Festival, el sueco Svante Stockselius.

España, vigésimo puesto

El cuarteto español D'Nash no consiguió pasar de la vigésima posición de un total de 24 países en la final. Mikel, Basty, Javi y Ony, que salieron al escenario vestidos de Energie y Adidas y y totalmente de blanco, fueron los primeros en poner ritmo a la noche con su tema I love you mi vida, acompañados de Rebeca y Noemi, también de blanco, al mando de unos gigantescos timbales. El grupo, que interpretó el estribillo de la canción con el lenguaje de los signos, se desenvolvió con soltura por el colorido escenario en el que no faltaron los fogonazos pirotécnicos y en el que unas gigantescas pantallas exhibieron un enorme corazón que ilustraba el título de la canción.

A España le votaron Albania (doce puntos), Portugal (ocho), Francia (seis), Suiza (cinco), Montenegro (cuatro), Bélgica (tres), Israel (dos), Malta (dos) y Grecia, con un punto. Pero no recibió ningún voto de la vecina Andorra, que sí concedió ocho puntos a Francia. España actuó en segundo lugar, entre Bosnia-Herzegovina y Bielorrusia, país que a pesar de presentar a uno de los principales candidatos a alzarse con el triunfo, Koldun, con su Work Your Magic, consiguió un sexto puesto con 145 puntos.

Ucrania, con la drag queen Verka Serduchka, era otra de las grandes favoritas y lo demostró con sus 235 puntos que le valieron un segundo puesto. Serbia, Letonia y Suecia partían como favoritos según las quinielas que hacen los "eurofans" congregados en Helsinki y las casas de apuestas por Internet al igual que Rusia, Turquía y Bulgaria que finalmente quedaron en tercer, cuarto y quinto puesto respectivamente.

Récord de participantes

El Festival, organizado este año por la televisión nacional finlandesa, YLE, contó con la participación estelar del grupo ganador del año pasado en Atenas, Lordi, con Hard Rock Hallelujah y sus presentadores fueron Jaana Pelkonen y Mikko Leppilampi. Esta edición ha batido ya récords de participantes -un total de 42, de los que 18 fueron eliminados en la semifinal del jueves- y de periodistas acreditados -más de 2.600- pero sobre todo pasará a la historia por el desembarco definitivo de los países de la periferia continental y del antiguo bloque soviético.

Bosnia-Herzegovina, Bielorrusia, Macedonia, Eslovenia, Hungría, Lituania, Georgia, Letonia, Rusia, Serbia, Ucrania, Rumanía, Bulgaria, Turquía, Armenia y Moldavia han llegado a la final por méritos propios, bien por estar entre los diez primeros clasificados en la edición del pasado año en Atenas o por haber superado la semifinal en la que competían 28 países. España, Alemania, Reino Unido y Francia pasaron directamente a la final por ser países fundadores de la Unión Europea de Radiodifusión (UER).