Seis muertos y tres desaparecidos al desplomarse un edificio de Palencia por una explosión de gas

La deflagración ha obligado a desalojar a 200 vecinos de la zona afectada por el siniestro

Al menos cinco personas han muerto y otras seis permanecen desaparecidas al derrumbarse un edificio de cinco plantas poco antes de las seis de la mañana en una céntrica calle de Palencia. El inmueble se ha desplomado a consecuencia de "un embolsamiento de gas ciudad" que, por las características de los destrozos, se produjo en los pisos bajos, según ha explicado el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Los equipos de rescate buscan a seis personas entre los escombros, cifra estimada en función de las informaciones recabadas por los coordinadores del dispositivo de emergencia entre familiares y vecinos. También hay 16 heridos de diversa consideración.

Según el delegado de Gobeirno en Castilla y León, Miguel Alejo, los trabajos de desescombro en el número 4 de la calle Gaspar Arroyo podrían prolongarse por espacio de una semana, debido a la gran cantidad de escombros que se acumulan al venirse abajo un edificio. En las primeras horas del trágico suceso, el alcalde de la ciudad, Heliodoro Gallego, hacía un llamamiento a la población para que no se acercara al lugar de los hechos, con el fin de facilitar la labor de "bomberos, Policía y Protección Civil".

La explosión no sólo provocó el derrumbe de las cinco plantas del inmueble afectado por la misma, sino que afectó a la estructura del número 6 de la misma calle, lo que obligó a su desalojo y que a su derrumbe en próximas fechas. Mientras efectivos de la unidad canina procedían a la búsqueda de posibles víctimas bajo los escombros, Emergencias procedía a la instalación de un hospital de campaña en el lugar y se habilitaban varios puntos en diferentes lugares de la capital para atender y prestar apoyo a los familiares de víctimas y desaparecidos.

Entre las ruinas del edificio los servicios de seguridad hallaron hasta seis cadáveres, aunque el hecho de que se situaba a otras tres personas bajo los escombros podría elevar el número de víctimas mortales. Cuatro de las personas fallecidas por el derrumbamiento fueron identificadas como cuatro mujeres de 91, 63, 35 y 20 años, y otras dos fueron identificadas en un primer momento como dos hermanas, que fueron halladas juntas. Los médicos forenses ya han confirmado que las seis víctimas son mujeres.

Por el momento, los equipos de emergencia han rescatado con vida a seis personas. En total son 16 heridos de los que quince permanecen ingresados en el Hospital Río Carrión, de la capital palentina, y, según el consejero de Sanidad de Castilla y León, César Antón, no se teme por su vida. Una niña de seis años, N.M.A., que fue evacuada en helicóptero hasta el complejo hospitalario de Salamanca, dada la gravedad de su estado, permanece estable y sedada en la Unidad de Cuidados Intensivos. Otras doce personas fueron trasladas en ambulancia a urgencias de un centro de salud y seis atendidas en el hospital de campaña montado en la zona, y dados de alta.

Un edificio de 40 años

En el inmueble derrumbado estaban censadas 20 personas, entre ellas una familia con cuatro niños, ha informado el alcalde. "Lo primero es atender a la gente y desescombrar para que las personas que estén debajo, que no conocemos el número, podamos sacarlas con vida". Los perros del servicio de rescate han detectado tres cuerpos sepultados entre los escombros, mientras que los vecinos cuentan hasta diez las personas que no han conseguido localizar y que podrían estar en el edificio en el momento del derrumbe.

El derrumbe, que se produjo hacia las seis de la mañana, ha destruido un edificio de unos 40 años situado en el número 4 de la calle Gaspar Arroyo, cerca de la catedral palentina. El inmueble tenía una altura de cinco plantas con dos pisos en cada una de ellas. La deflagración ha causado desperfectos en inmuebles situados en un radio aproximado de 200 metros. Los vecinos de las viviendas colindantes han sido desalojados.

Cinco de los heridos han sido trasladados al Hospital Río Carrión con pronóstico reservado. El jefe del servicio de guardia, Carlos Pastor, ha especificado que se trata de tres varones, una mujer y una niña, cuya identidad por el momento se desconoce. Además, una niña de cinco años ha sido trasladada en helicóptero a un hospital de Salamanca, en estado muy grave y con un ligero coma. Además, los efectivos que trabajan en el hospital de campaña han atendido a un total de 22 personas, que presentaban heridas por contusiones, intoxicaciones por humo o crisis de ansiedad.

200 vecinos desalojados

Familiares de los afectados se encuentran en la Sala de Urgencias del centro sanitario, donde se ha habilitado de forma provisional un servicio de avituallamiento y de indumentaria; allí están también los vecinos desalojados, que han tenido que salir con lo puesto de sus viviendas.

Son cerca de doscientos vecinos desalojados de varios edificios colindantes que podrán recoger enseres y otras pertenencias de primera necesidad en sucesivos turnos a partir de las tres y acompañados de un bombero y un policía local. Esta medida, según dijeron a EFE fuentes municipales, afecta a los inquilinos de los números impares de la calle de Gaspar Arroyo situados en la misma manzana del bloque derrumbado, así como a los del número dos, contiguo al siniestrado que ocupaba el cuatro.

El Ayuntamiento de Palencia, en colaboración con la Junta de Castilla y León y Protección Civil, ha dispuesto un operativo para realojar a los afectados en hoteles. El Ayuntamiento de Palencia ha decretado tres días de luto en señal de duelo.

Entre las personas que presumiblemente han quedado atrapadas entre los escombros está Hilario, vecino de Madrid y que durmió anoche en el edificio siniestrado con su mujer, que sufre diversas facturas. Otro de los desaparecidos es un ciudadano colombiano de 24 años, que llegó a España hace tres y que compró una vivienda en el inmueble desplomado hace un año. Allí vivía hasta hoy con su mujer, Juliana Andrea, de 19 años, que se encuentra estable en ese centro sanitario.

Hasta el lugar de los hechos se han desplazado el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, el delegado del Gobierno, Miguel Alejo y el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo. Herrera ha destacado la unidad de todas las administraciones "para ayudar a los familiares y a las víctimas".

La Junta de Castilla y León ha habilitado un teléfono para afectados y familiares: 800 200 112.

Lo más visto en...

Top 50