Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados tres agentes por la muerte de un agricultor en el cuartel de Roquetas

Otros cinco guardias civiles han sido absueltos, según el fallo del tribunal hecho público hoy

El tribunal del denominado caso Roquetas, que juzgó a ocho agentes de la Guardia Civil por la muerte del agricultor Juan Martinez Galdeano en el cuartel de esta localidad almeriense el 24 de julio de 2005, ha condenado a tres de ellos y absuelto a los otros cinco.

El teniente José Manuel Rivas, mando del cuartel, ha sido declarado culpable de un delito de "atentado no grave contra la integridad moral", por el que se le condena a 15 meses de prisión y tres años de inhabilitación, además de ser considerado también culpable de una falta de lesiones. Por esta última se le ha impuesto una multa de de 12 euros diarios durante un mes y medio.

Por otra parte, el Tribunal acusa a la agente María José S.P. y a su compañero J.M. Moreno de una falta de lesiones con el agravante de abuso de superioridad, por lo que se condena a la primera a un mes y medio de multa y al segundo a dos meses de multa, ambas de 12 euros diarios.

Los hechos tuvieron lugar el 24 de julio de 2005 cuando Juan Martínez Galdeano, de 39 años, acudió al cuartel de la guardia civil de Roquetas para pedir auxilio tras un accidente de tráfico y unas dos horas después se certificó su muerte por insuficiencia cardiorrespiratoria aguda.

El Tribunal ha considerado como hechos probados el empleo de armas no reglamentarias por Moreno y Rivas de manera innecesaria. Asimismo, respecto al teniente, estima que hubo trato "degradante" hacia Juan Martínez Galdeano. A la agente María José S.P. le atribuye que usó "de forma innecesaria" un arma reglamentaria para la reducción del detenido.

El teniente Rivas, según la sentencia, también tiene que pagar 6.000 euros por daño moral a los herederos del agricultor fallecido, mientras que los dos agentes tendrán que abonar otros 701 euros cada uno por las lesiones ocasionadas.

Los otros cinco imputados han sido absueltos de las penas solicitadas al entender que "no pudieron hacer nada para evitar las actuaciones de los tres condenados" por ser "sorpresivas", "muy rápidas" y originadas por la "confusión" del momento.

Rebaja de pena

El ministerio fiscal rebajó a principios de este mes la pena máxima solicitada al principal imputado por la muerte de Martínez Galdeano. El fiscal pedía para el teniente Rivas tres años y seis meses de prisión por los delitos de atentado grave contra la integridad moral y otro de homicidio imprudente. Por los mismos delitos solicitaba para los agentes Moreno y Sánchez tres años y tres meses, respectivamente. Para el resto de agentes, que han sido finalmente absueltos, las penas oscilaban entre los dos y los tres años.

La acusación popular, ejercida por Jaime Sanz en representación de la Asociación Pro Derechos Humanos, había pedido siete años y tres meses de prisión para Rivas, y seis años y tres meses para el resto de los guardias imputados; más 80.000 euros de indemnización para la viuda y 15.000 para el hijo del fallecido.