Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarretxe pide perdón a las víctimas del terrorismo etarra

El PP, único ausente en el homenaje, afirma que sus promotores traicionan a las víctimas al apoyar la presencia de Batasuna en los comicios

El lehendakari Juan José Ibarretxe, ha admitido que el acto organizado por el Gobierno y las instituciones vascas para honrar a las víctimas del terrorismo de ETA llega "tarde". Tras pedirles perdón por el silencio, olvido y abandono, ha asegurado que el País Vasco no ha estado "a la altura de las circunstancias como sociedad" porque no se ha sabido transmitir "colectivamente" su "apoyo a las miles de personas que han sufrido la agresión". Más de un millar de personas han secundado este emotivo y cariñoso acto, que se ha celebrado a mediodía en el Palacio Euskalduna de Bilbao.

Representantes de todas las fuerzas políticas, a excepción del PP y del EHAK, así como de otras fuerzas sindicales y sociales, se han unido a distintas asociaciones de víctimas, entre las que no se encuentra ni Covite ni la AVT, para tributar un homenaje a quienes han sufrido los efectos de la violencia. En su declaración, consensuada entre los partidos del tripartito y el PSE-EE, Ibarretxe ha denunciado que la violencia de ETA constituye una "flagrante traición a los valores más nobles de este pueblo y a los valores de la democracia". "Hoy, queremos solemnizar el reconocimiento de una deuda que queremos saldar de todo corazón", añade el manifiesto en relación a las víctimas de ETA.

Ibarretxe ha subrayado ante los máximos responsables del PNV, Josu Jon Imaz, y del PSE, Patxi López, que algunas de las víctimas pueden pensar que el acto de hoy llega "tarde" y que "difícilmente servirá para restañar en su totalidad unas heridas que tienen muchos años de antigüedad". Ibarretxe ha admitido que "es verdad" y que, aunque han existido "muchas" demostraciones de solidaridad y cariño individual, "no hemos sabido transmitir colectivamente nuestro apoyo a las miles de personas que han sufrido la agresión de la violencia".

"No estuvimos a la altura de las circunstancias como sociedad frente a las penurias y sufrimientos que, un día sí y otro también, padecían cientos de familias en este país. Sin embargo, creemos que aún estamos a tiempo de pedir perdón por ello y entonar un 'lo siento' colectivo por los errores que hayamos cometido a la hora de expresar nuestro cariño", ha declarado. El lehendakari ha añadido que este acto no será el "punto final de nada", sino que debe ser interpretado como "un inmejorable estímulo para intensificar el trabajo a favor de las víctimas".

Ibarretxe ha expresado su deseo de que las víctimas sientan la "solidaridad activa" y que sepan que la sociedad les quiere "sin distinciones de siglas ni opciones políticas". "Permitidnos que a cambio de vuestro sacrificio nos afanemos en conseguir lo único que puede compensar tanta pérdida inútil: una paz justa para todos. El recuerdo permanente de vuestro sufrimiento es el mejor activo de cualquier proceso que aspire a poner definitivamente fin a la violencia", ha agregado. Asimismo, ha destacado que el futuro al que se aspira pasa por "desechar la utilización partidaria del terrorismo que lleva inexorablemente a la confrontación política y que crea un profundo desasosiego entre las víctimas".

El "doble lenguaje" de Ibarretxe

El gran ausente de los partidos democráticos, el PP, ha criticado de nuevo el acto. El secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, ha advertido de que los promotores del homenaje "saldrán del acto y se pondrán a trabajar para que Batasuna pueda ir a las elecciones, lo que supone una nueva traición a las víctimas". El dirigente popular ha acusado al lehendakari de "no decir toda la verdad y de esconderse tras la publicidad y el doble lenguaje", mientras que ha criticado al PSE-EE por acudir a este acto, tras "haber asumido las tesis nacionalistas y sustituido la voluntad de la derrota de ETA por la de la negociación".