Batasuna registra un nuevo partido

Su nombre es Abertzale Sozialisten Batasuna y apuesta por emplear "exclusivamente las vías democráticas".- El Gobierno remite a la Fiscalía la solicitud de inscripción para comprobar si vulnera o no la Ley de Partidos

La dirigente de la izquierda abertzale Marije Fullaondo ha inscrito hoy en el registro del Ministerio del Interior un nuevo partido con el nombre de Abertzale Sozialisten Batasuna (ASB), informa la Cadena SER. El plazo para registrar una formación política para que concurra a las elecciones municipales y autonómicas del próximo 27 de mayo finaliza mañana. El Ministerio del Interior ha remitido a la Fiscalía la solicitud de inscripción de ASB, que defiende "exclusivamente las vías democráticas", para comprobar si vulnera o no la Ley de Partidos.

Más información
PNV: "Ahora la izquierda 'abertzale' está obligada a dar un paso determinado"
Conde-Pumpido: "El partido ASB es una continuación de Batasuna"

Fullaondo fue cabeza de lista a las elecciones europeas del 13 de junio de 2004 por Herritarren Zerrenda (HZ), lista ilegalizada por el Tribunal Supremo al estimar que era sucesora de Batasuna. El próximo sábado está previsto un acto de la izquierda abertzale en el BEC (Bilbao Exhibition Centre) de Barakaldo (Vizcaya) en el que ésta podría presentar el programa electoral de ASB. Durante la presentación de la convocatoria a la prensa, el pasado 25 de marzo, el miembro de Batasuna Tasio Erkizia anunció que en el acto del sábado se detallarán las "líneas maestras de nuestra actuación" en ayuntamientos y juntas generales.

Informe de la Abogacía del Estado

Además de remitir a la Fiscalía la solicitud de inscripción de ASB, Interior también ha acordado pedir un informe a la Abogacía del Estado para que determine si el Gobierno debe ejercer las acciones de ilegalización previstas en la Ley de Partidos "por poder perseguirse con la inscripción de ASB la continuación o sucesión de la ilegalizada Batasuna". Las actividades políticas de Batasuna fueron suspendidas por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en un auto del 26 de agosto de 2002. Posteriormente, la Sala Especial del Tribunal Supremo ilegalizó y disolvió la formación, tras considerar que era parte de la banda terrorista ETA. Según la disposición adicional segunda del artículo 11.1. de la Ley de Partidos de 2002, "no podrán presentar candidaturas las agrupaciones de electores que, de hecho, vengan a continuar o suceder la actividad de un partido político declarado judicialmente ilegal y disuelto, o suspendido".

Defensa de las "vías democráticas"

El Ministerio que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba ha asegurado en una nota de prensa que de un primer examen del acta fundacional y de los estatutos del nuevo partido resulta que "algunas de las personas que actúan como promotores pueden tener vínculos directos con organizaciones y partidos políticos que han sido ilegalizados por los tribunales de Justicia". Añade asimismo que "la denominación utilizada por la organización política aparenta tener coincidencia o semejanza con la de los partidos políticos ilegalizados Batasuna y Herri Batasuna". Por último, señala que "las cláusulas contenidas en los estatutos no parecen implicar, según la doctrina establecida por el Tribunal Constitucional, un contraindicio suficiente para desvirtuar indicios que llevan a apreciar en la mencionada organización la posible sucesión de Batasuna". En este sentido, el diario Gara dice que Abertzale Sozialisten Batasuna apuesta en sus estatutos por utilizar "exclusivamente las vías políticas democráticas" con el fin de conseguir los objetivos históricos de la izquierda abertzale, es decir, "la independencia y el socialismo".

Con la solicitud de inscripción en su poder, la Fiscalía recabará toda la información posible sobre los promotores de la organización y analizará sus estatutos para comprobar si vulnera o no la Ley de Partidos. Si el Ministerio Público considera que no se ajustan a lo establecido en esta Ley, pedirá a Interior que no inscriba a la nueva formación en el registro de partidos políticos, decisión que los promotores podrán recurrir ante la llamada sala del 61 del Tribunal Supremo, que dictó la sentencia de ilegalización de Batasuna.

Si la Fiscalía no observa ninguna irregularidad, devolverá la comunicación al Ministerio del Interior para que se complete la inscripción. En este último caso, sólo la Abogacía del Estado podría recurrir la decisión de inscribir al nuevo partido, pero no ninguna otra formación política o asociación, según fuentes fiscales. El Ministerio del Interior tiene veinte días de plazo a contar desde hoy para dar una respuesta a Abertzale Sozialisten Batasuna.

Rechazo claro de la violencia

El Ejecutivo mantiene que sólo aceptará la participación de la izquierda abertzale en los comicios con un rechazo expreso de la violencia, algo que no figura en los estatutos de ASB. En las últimas semanas, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha insistido en que el Ejecutivo no eludirá su obligación: "cumplir la ley y hacer cumplir la ley". "Hay un terreno de aplicación de la ley que debe tener unos límites interpretativos; no vamos a anticipar hipótesis, vamos a ver las candidaturas y hasta qué punto caben o no en la Ley de Partidos", señaló Zapatero el pasado fin de semana en Berlín para, a renglón seguido, asegurar que esa Ley "sigue en vigor con todas sus consecuencias y toda su fuerza".

El líder de Batasuna, Arnaldo Otegi, ha confirmado en varias ocasiones su intención de concurrir a las elecciones de mayo, aunque en ningún caso aclaró bajo qué fórmula: con una nueva marca, a través de agrupaciones electorales o participando en las listas del Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK, en sus siglas en euskera). Otegi ofrecerá mañana explicaciones sobre el registro de Abertzale Sozialisten Batasuna en una rueda de prensa en San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS