Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía reflexiona sobre el Estatuto con la mirada puesta en la participación

Chaves apela al "sentimiento" y el PP defiende un texto "muy español y muy andaluz" en el cierre de campaña

Madrid / Sevilla / Jerez de la Frontera

Andalucía vive hoy una jornada de reflexión en torno a la reforma de su Estatuto de Autonomía, la primera desde que entró en vigor en 1981. El apoyo de los partidos mayoritarios garantiza la victoria del , pero las encuestas alertan del riesgo de una alta abstención. PSOE, PP e IU promueven apoyan el texto, mientras que el Partido Andalucista (PA) es el único que pide el no. Un total de 6.186.058 andaluces podrán ejercer mañana su derecho al voto en el referéndum, 134.878 más respecto a las elecciones generales y autonómicas de 2004. La campaña se ha centrado en movilizar a los electores frente a la apatía que provoca la consulta, sobre todo a los jóvenes, que suponen el 21% (1,3 millones) del censo electoral.

Tras una campaña electoral que comenzó el 2 de febrero y que ha llevado a los partidos a protagonizar cientos de actos por toda la región, las cuatro formaciones representadas en el Parlamento autónomo (PSOE, PP, IU y PA) agotaron el plazo y organizaron anoche sus mítines de cierre en Sevilla y Cádiz. El secretario general del PSOE de Andalucía y presidente de la Junta, Manuel Chaves, puso especial énfasis en la participación y pidió a los andaluces que el domingo acudan "a votar pensando en los andaluces". Apeló al "sentimiento" y pidió que vayan a votar "con la cabeza y con el corazón".

Desde localidad gaditana de Jerez de la Frontera y arropado por más de un millar de personas, Chaves se ha mostrado convencido de que en la "cita histórica" del domingo "vamos a ganar todos, con un potente y fuerte". El líder de los socialistas andaluces ha afirmado que es "el derecho y la responsabilidad" de todos los ciudadanos ir a votar y refrendar el nuevo Estatuto, ya que "no podemos decir que el 18-F no estuvimos a la altura de las circunstancias". "El 18 de febrero vamos a realizar un acto de lo que define la democracia de una comunidad autónoma", ha insistido.

"Útiles" a la sociedad

Chaves realizó un nuevo guiño a los jóvenes, a los que le advirtió de que tienen una "cita con la historia", ya que "dentro de 15 ó 20 años van a tener el orgullo de decir a sus hijos que ellos votaron y participaron en el nuevo Estatuto de Autonomía, el que nos ha permitido avanzar y crecer. "No podemos quedarnos parados pese a lo logrado", añadió. El presidente del PP en Andalucía, Javier Arenas, aseguró por su parte que con el Estatuto su partido ha demostrado "que es útil" a la sociedad, y ha abogado por que el texto signifique pasar de una autonomía "política, a veces partidista" a una autonomía "de calidad", en la que los derechos recogidos en el mismo "se cumplan".

Arenas intervino en el mitin de cierre en la localidad sevillana de Gines junto con el presidente del PP de Cataluña, Josep Piqué, y con el secretario de Economía del PP, Miguel Arias Cañete, además de dirigentes locales y provinciales del PP sevillano. El presidente del PP andaluz pidió el masivo porque eso significará apoyar un texto "plenamente constitucional" al haber sido modificados un total de 150 artículos durante su tramitación, con lo que el PP, a su juicio, ha demostrado ser "útil" a la sociedad andaluza. "El 19 de febrero, y gracias al PP, tendremos un texto constitucional, de consenso, muy español y muy andaluz", subrayó Javier Arenas, para añadir que Andalucía ha sacado adelante un texto respetuoso con la Constitución porque en Andalucía no existen sentimientos "separatistas".

Utopía y responsabilidad

Desde Svilla, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, hizo un llamamiento a la participación y alertó de que "aunque el respaldo sea mayoritario habrá quien busque en la abstención la victoria y entonces se verá quien apoya al texto". Para Llamazares, la norma andaluza "está hecha a la medida del ser humano del siglo XXI". "Combina la utopía con la negociación y la responsabilidad", lo que demuestra "la fortaleza del proyecto de IU, pese a las barreras y al oportunismo hipócrita del PP, que cuando ha visto las orejas al lobo ha decidido sumarse al proyecto estatutario", dijo.

También fue Sevilla la ciudad escogida por el PA para finalizar su campaña, en un acto en el que su secretario general, Julián Álvarez, declaró que con este Estatuto Andalucía "perderá todo" lo que consiguió el 28-F, invitando a los que defienden el no a aprovechar este "momento histórico" para construir una alternativa al PSOE. En tono irónico, Álvarez dijo que el Estatuto es un "acto de fe basado en la creencia a Chaves" con el que quieren "montar una nueva religión con todos sus mandamientos" y resaltó la "inmensa batalla" que su partido ha desarrollado en la campaña, pese a las "limitaciones que nos han impuesto".

Con el referéndum se cerrará un ciclo que comenzó en junio de 2001, cuando Chaves planteó por primera vez la posibilidad de reformar el texto vigente y lo ligó al proyecto de la Segunda Modernización de Andalucía. Pero los trabajos no comenzaron hasta septiembre de 2004. El domingo, los andaluces votarán la reforma del Estatuto vigente, que fue ratificado en otro referéndum el 20 de octubre de 1981, en el que se registró una participación del 53,4% del censo y un porcentaje de votos favorables superior al 89%. La Junta de Andalucía ha habilitado un total de 3.796 colegios electorales, donde se han colocado 10.102 mesas electorales y otras tantas urnas para recibir las papeletas.

Las claves del nuevo Estatuto

El nuevo Estatuto contiene 250 artículos frente a los 75 del todavía vigente y, entre otras novedades, incluye una cláusula que garantiza un porcentaje de inversiones del Estado equiparable a lo que representa la población andaluza (casi un 18%) durante los próximos siete años.También recoge una referencia en el preámbulo a la "realidad nacional" de Andalucía y la definición de la comunidad autónoma como "nacionalidad histórica" en el artículo 1, así como numerosas alusiones a la "unidad indisoluble de España" y a la Constitución. Además, establece un mandato -con plazos concretos- para cuantificar y liquidar la deuda histórica, con lo que se pretende poner fin a uno de los contenciosos más polémicos desde que Andalucía accedió a la autonomía y, de hecho, figura en una de las disposiciones adicionales del vigente Estatuto.

Más información