Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una mujer en Toledo por matar con un hacha a su madre

La mujer, de 31 años, sufría trastornos mentales

La Guardia Civil ha detenido hoy a una mujer de 31 años por el parricidio de su madre, de 54, a la que ha matado con un hacha este mediodía en el domicilio familiar en la localidad toledana de Mazarambroz. Fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha han informado de la detención, practicada por los agentes de la Guardia Civil de Sonseca a las 13.00 horas, y han añadido que la presunta parricida, identificada como C.H.S., sufría trastornos mentales.

Un portavoz del hospital Virgen de la Salud de Toledo ha detallado que la víctima ingresó en el centro alrededor de las 15.00 horas y que falleció sobre las 16.30 horas en el quirófano donde era intervenida. La mujer ingresó en estado crítico con múltiples heridas inciso-contusas en la cara y la cabeza que le causaron la muerte, así como incisiones también en un brazo.

El alcalde de la localidad, Felipe Fernández, ha declarado que la presunta parricida ha estado en tratamiento en varias ocasiones en Toledo por problemas psíquicos, pero ha dejado claro que su relación con los vecinos era normal y que "no había protagonizado ningún comportamiento violento".

La mujer, ha indicado el alcalde, vivía con sus padres en la calle Cervantes número 5, donde se produjeron los hechos, que están siendo investigados por la Guardia Civil. El regidor mazarambreño, que se ha unido al dolor de la familia por lo sucedido, ha señalado que los 1.400 habitantes de la localidad están conmocionados por este dramático suceso, que no tiene precedentes en el municipio.

El alcalde ha señalado que la familia de la presunta parricida era "totalmente normal" y que ningún otro miembro de la familia, formada por el matrimonio y tres hijos, sufría problemas psíquicos.

Una vecina de la fallecida, que no quiso facilitar su identidad, ha dicho que la víctima era "una bellísima persona" y que estaba "algo deprimida" por la vida que llevaba su hija, "una chica muy desequilibrada". Ha señalado también que, aunque ella no tiene conocimiento de que la parricida hubiera amenazado a su madre con anterioridad, si se conocía en el pueblo la "preocupación" de los padres por su hija, que "siempre andaba por ahí y frecuentaba lugares que a ellos no les gustaban".

Además de esta hija, la víctima y su marido, un peón de albañil, tienen otros dos hijos, pero ninguno de ellos vive en Mazarambroz, ha asegurado la misma vecina, quien ha destacado que esta noticia "ha caído como un jarro de agua fría en el pueblo, porque los padres son muy buena gente".