Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauritania aceptaría el desembarco de los inmigrantes si luego son trasladados a Guinea Conakry

El delegado del Gobierno en Canarias denuncia la situación de los centenares de inmigrantes hacinados en un barco frente al país africano

Madrid / Las Palmas de Gran Canaria

El secretario de Estado de Política Exterior, Bernardino León, ha viajado esta mañana a Mauritania para tratar de poner fin al drama humanitario que viven los 400 inmigrantes que llevan seis días hacinadas en un barco averiado frente a las costas de este país, según informa la Cadena SER. Según han asegurado fuentes de Exteriores, Mauritania aceptaría en principio el desembarco de los inmigrantes si luego son trasladados a Guinea Cronaky, el pais del que salió el barco. Las autoridades de este último país están dispuestas a acogerlos en cuanto se demuestre que el puerto de origen fue guineano.

El delegado del Gobierno en Canarias, José Segura Clavell, ha denunciado la situación de los centenares de inmigrantes. "Son seres humanos y están como sardinas en lata", ha dicho Segura Clavell. En declaraciones hechas también a la Cadena SER, Segura Clavell ha dicho además que el estado anímico de los inmigrantes es muy malo y ha recordado que "son personas".

Los inmigrantes del buque averiado Marine I y los tripulantes del remolcador de Salvamento Marítimo que los trasladó hasta Mauritania cumplen su cuarto día fondeados en aguas de este país africano sin permiso para desembarcar, han informado fuentes de este organismo.

El remolcador Luz de Mar permanece con sus doce tripulantes junto al buque averiado, cuyo número de pasajeros no ha podido ser precisado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, pues en principio se informó de que eran 200 y La Cruz Roja asegura que son 400.

Fuentes de Salvamento han agregado que el remolcador y la dotación tiene autonomía para permanecer "muchos días más" junto al buque sin necesidad de relevo, pues está preparado para ello.

Comida y bebida

La comida y bebida que se hace llegar a los inmigrantes, de cuyo origen sólo se sabe que son subsaharianos y asiáticos, procede de Nuadibú, han agregado.

El buque Marine I navegaba averiado cuando fue detectado a 500 millas de Canarias y Salvamento lo llevó al puerto más cercano para que fuera auxiliado en virtud de un tratado internacional de auxilio al que Mauritania no está suscrito.

El Ministerio de Asuntos Exteriores prosigue las negociaciones tanto con este país como con Senegal y Guinea Conakry -de donde partió el buque-, para conseguir el desembarco de estos inmigrantes.