Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El detenido por el asesinato del alcalde de Fago prestará declaración este domingo ante el juzgado

Santiago Mainar se declara único culpable del crimen, aunque la Guardia Civil no descarta que haya otros cómplices

El guarda forestal y ganadero Santiago Mainar, único imputado en el crimen del alcalde de Fago, Miguel Grima, prestará declaración este domingo en el juzgado de instrucción número dos de Jaca, que investiga el caso, bajo la acusación de asesinato. Así lo ha indicado a los medios de comunicación su abogado, Javier Notivoli, quien ha dicho que su cliente se encuentra tranquilo y entero a pesar de las largas jornadas de pruebas a las que se ha enfrentado en estos dos últimos días.

Según el abogado de Santiago Mainar durante el sábado se han practicado diversas pruebas en la granja propiedad del detenido, en Fago, pero no ha precisado si en los registros ha sido localizada la escopeta empleada en el crimen. "Mi cliente esta muy tranquilo, muy entero, sereno y seguro de sí mismo y con ganas de que esto llegue al final para explicarse y dar su versión de los hechos", ha declarado Notivoli. El letrado no ha desvelado datos concretos de la investigación al estar el caso bajo secreto de sumario, aunque ha admitido que las pesquisas no están centradas únicamente en Fago.

La Guardia Civil cuenta para desarrollar su labor investigadora con un amplio despliegue de medios policiales, científicos y de indagación criminalística, ha añadido el abogado, quien ha reconocido que la detención "se ha producido porque algo tienen". Notivoli ha dicho que la comparecencia de su cliente ante la jueza podría producirse a ultimas horas de la mañana o primeras de la tarde y que la investigación en torno al crimen sigue abierta.

Según fuentes de la investigación y tal como había adelantado la Cadena SER, Mainar se habría declarado único culpable del asesinato del alcalde de Fago ante la Guardia Civil, que sigue buscando la escopeta con la que se realizó un disparo de postas contra el pecho a Miguel Grima, cuyo cadáver fue encontrado en un barranco el día 13 de enero.

La SER ha informado de que, además de la confesión, Mainar ha dado positivo a dos pruebas que le implican en el asesinato. Una, ya conocida ayer, es la del ADN: se hallaron "indicios biológicos" en el coche del alcalde, del PP, al parecer, se trata de un cabello. También ha dado positivo en la prueba de la parafina: se encontraron restos de pólvora en los dedos del sospechoso horas después del crimen.

El guarda forestal ha declarado que él cometió el crimen solo, pero las Fuerzas de Seguridad continúan sin descartar la posibilidad de que existan cómplices. Los investigadores están intentando aclarar, por ejemplo, cómo llegó al lugar de los hechos. Por otro lado, no se sabe dónde está el arma del crimen. Según fuentes de la investigación, en los distintos registros practicados se ha intervenido un rifle y una carabina al arrestado, pero no han localizado la escopeta con la que supuestamente éste disparó al alcalde de Fago.

Una antigua rivalidad

Mainar fue arrestado cuando se cumplían tres semanas desde que el cuerpo sin vida del alcalde fuera descubierto en un barranco junto a la carretera que une las localidades de Majones con Fago, con un disparo de postas en el pecho. Tras el hallazgo del cadáver, Mainar fue uno de los primeros vecinos en prestar declaración ante la Guardia Civil, dado que mantenía una gran rivalidad con Grima en la política y en asuntos de negocios. El presunto asesino se presentó para alcalde en las elecciones de 2003 -iba como independiente en la lista del PSOE- y perdió la batalla frente a Grima, que logró la reelección con más del 70% de los votos. En estas semanas, Mainar ha concedido decenas de entrevistas en las que daba su opinión sobre el homicidio.

El origen del crimen hay que buscarlo en la vieja enemistad entre Mainar y Grima. Éste acusaba a su oponente político de contaminar las aguas del río con el estiércol de sus vacas, además de haber presentado contra él una denuncia ante el Seprona de la Guardia Civil acusándole de delito ecológico. Mainar no sólo batalló contra el alcalde por sus propias causas, sino que también actuó como testigo en otros procesos judiciales emprendidos por varios de los 25 habitantes censados en Fago. En la mayoría de las ocasiones eran debidos a que el regidor se oponía a empadronar a nuevos vecinos.