El príncipe Carlos no irá a esquiar a Suiza para compensar las emisiones de CO2 de sus viajes

El heredero del trono británico ha tomado esta decisión después de las críticas de los ecologistas por la contaminación que supone su viaje a EE UU para una cuestión menor como recoger un premio

Carlos de Inglaterra no irá este año a esquiar a Suiza para compensar las emisiones de gases de efecto invernadero que generan sus viajes, especialmente los de larga distancia en avión. La decisión del heredero del trono británico se produce después de que organizaciones ecologistas criticaran la contaminación que supone su próximo viaje a Estados Unidos para una cuestión que consideran baladí, como es recoger un premio por su defensa del medio ambiente, que ponen en entredicho.

Más información

Carlos y su esposa Camilla, acompañados de un séquito de una veintena de personas, volarán el próximo 27 de enero a Filadelfia y Nueva York para recoger de manos del ex vicepresidente de EE UU Al Gore, volcado en frenar el cambio climático, el premio Global Enviromental Citizen en el centro Harvard.

Según los ecologistas, Carlos podría haberse limitado a aceptar el galardón por videoconferencia para predicar así con el ejemplo. El heredero del trono británico, sin embargo, ha tomado por la calle de en medio y ha decidido renunciar este año a sus vacaciones en la estación de esquí suiza de Klosters, de la que es habitual desde hace ya 25 años, según la agencia británica Press Association, para compensar los efectos novivos sobre el medio ambientes que tendrá su viaje al otro lado del Atlántico.

El príncipe de Gales se propone publicar este verano detalles de su huella de carbono, las emisiones de CO2 generadas por sus actividades, y fijarse como objetivo una reducción sustancial de esas emisiones que contribuyen al calentamiento del Planeta.

Un portavoz de Clarence House, la casa del Príncipe, se ha negado a hacer comentarios en torno a los viajes privados del primogénito de Isabel II.

Lo más visto en...

Top 50