Hallada una bomba de casi 100 kilos junto a un coche abandonado por ETA en Vizcaya

El artefacto estaba listo para ser explosionado, a falta de un detonador.- Los agentes realizan un registro en un domicilio de Bilbao

Cinco días después de que ETA rompiera unilateralmente la tregua con un atentado en Barajas, agentes de la Ertzaintza han localizado un artefacto explosivo de cerca de 100 kilos junto a un coche abandonado por los terroristas en la localidad de Atxondo, en las cercanías de Durango (Vizcaya), han informado fuentes de la policía autonómica vasca. Además, la policía ha registrado un piso en Bilbao en relación con este hallazgo.

Más información
La Ertzaintza halla un zulo reciente de ETA con 50 kilos de material para hacer bombas

Los primeros análisis realizados por los expertos policiales concluyen que la bomba estaba lista para ser utilizada de manera inmediata, a falta únicamente del detonador. El artefacto se ha encontrado a escasos 100 metros de un turismo estacionado en un aparcamiento del citado municipio vizcaíno y que habría sido abandonado por los miembros del comando de ETA que montaron el zulo descubierto en Amorebieta el pasado 23 de diciembre con más de 50 kilos de explosivo, según ha informado la Ertzaintza. El Ministerio del Interior ha indicado que, en estos momentos, se está procediendo a las investigaciones correspondientes para tratar de identificar a los miembros del comando y proceder a su detención.

De hecho, agentes de la policía autonómica están efectuando un registro en un piso situado en el número 11 de la calle Zamakola de Bilbao. Además de la vivienda, también se ha registrado un coche estacionado en un garaje próximo a la casa.

Listo para explotar

A última hora de la mañana de hoy, agentes de la Ertzaintza han inspeccionado un turismo Rover, que había despertado sospechas, ya que llevaba tiempo estacionado en el mismo lugar. Al analizar el interior del vehículo, los agentes han detectado diversas manchas de una sustancia que, tras analizarla, se ha comprado que era un componente químico utilizado en la fabricación de explosivos. En el maletero del vehículo han sido localizadas también unas placas de matrícula falsificadas.

A unos cien metros de donde se encontraba el automóvil, los ertzainas han localizado un bidón que contenía entre 70 y 100 kilos de explosivo, en su mayor parte amonal, reforzado con otras sustancias. Tras ser inspeccionado por los especialistas se ha comprobado que el bidón era en realidad un artefacto explosivo ya preparado y dispuesto para ser utilizado de manera inmediata y al que solo faltaba añadir el sistema detonador. Por otra parte, dentro del maletero del vehículo, han sido encontrados igualmente diversos objetos, incluyendo numerosas piedras de pequeño tamaño, que, al parecer, habían sido preparadas para ser utilizadas como metralla para el artefacto.

Según las primeras investigaciones de la Ertzaintza, el automóvil y el artefacto habrían sido abandonados por el mismo comando de ETA que preparó el zulo encontrado en Amorebieta. Interior explicó que en el zulo fueron encontrados en su momento diversos elementos comunes con el hallazgo de hoy, como la propia tapa del artefacto explosivo. El vehículo ha sido retirado a dependencias de la Ertzaintza para realizar diferentes análisis a cargo de los especialistas de la Policía.

Registro en Bilbao

Los agentes de la Ertzaintza que desde las ocho de la tarde registraban una vivienda de Bilbao en una operación relacionada con el hallazgo en Atxondo (Vizcaya) han abandonado el citado inmueble a las 22.15 horas. La decena de ertzainas que participaron en el registro abandonaron la vivienda, ubicada en el número 11 de la calle Zamakola de Bilbao, portando dos cajas de cartón, en una de las cuales llevaban un ordenador.

La vivienda registrada es el lugar donde residía un presunto miembro de ETA supuestamente relacionado con el hallazgo esta mañana del artefacto explosivo. El huido, que responde a la identidad Asier L., habría llevado el turismo Rover que fue encontrado en las inmediaciones de la bomba y que tenía restos de un componente químico utilizado en la fabricación de explosivos, así como placas de matrícula falsificadas en su maletero.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS