Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ensaimadas rellenas mallorquinas ya pueden subirse al avión

AENA excluye a este típico producto balear de las limitaciones en el equipaje de mano

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), de acuerdo con la Guardia Civil, permite desde ayer transportar como equipaje de mano dos típicos productos gastronómicos mallorquines: las ensaimadas rellenas y la sobrasada, que desde el pasado lunes se debían facturar al entrar en vigor las restricciones para líquidos o fluidos, según han informado fuentes del organismo público.

Aunque perecedera, la ensaimada es el souvenir más característico de Mallorca y las cajas octogonales en las que se venden estos dulces son la señal inequívoca de la procedencia del viajero que las porta en cualquier aeropuerto del mundo, por lo que la prohibición de subir a bordo este postre en su modalidad rellena había provocado protestas en el aeropuerto de Son Sant Joan de Palma de Mallorca.

Un portavoz de AENA ha informado de que directivos del ente público y responsables de la Guardia Civil, que controla la seguridad en el acceso a las zonas de embarque, han decidido excluir del criterio de prohibición de alimentos "no sólidos" el relleno de las ensaimadas, habitualmente cabello de ángel o crema pastelera. Aunque, en teoría, la prohibición sólo afectaba a las ensaimadas rellenas y no a las lisas, como se llama en Mallorca a las que carecen de añadidos, la dificultad de abrir todas las cajas había hecho que en muchos casos se impidiese el acceso a los aviones con cualquier tipo de ensaimada, lo que provocó el enfado de numerosos viajeros.

Además, las mismas fuentes han aclarado que también es posible llevar dentro del equipaje con el que se accede a las aeronaves otro hito de la gastronomía popular mallorquina: la sobrada. AENA ha explicado que si en algún caso no se había permitido el acceso a la zona de embarque con sobrasadas había sido por el desconocimiento preciso de la norma por parte de los agentes de seguridad, que también necesitan un periodo de adaptación para interpretar correctamente la variada casuística a la que tienen que enfrentarse.