Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Corte Suprema de Chile autoriza que el juez Garzón interrogue a Augusto Pinochet

El ex dictador tendrá que responder por el traspaso de fondos desde el extranjero a cuentas en el país sudamericano en 1998 cuando existía un embargo internacional contra él

La justicia chilena ha autorizado al juez español Baltasar Garzón para interrogar, por escrito, al ex dictador Augusto Pinochet y a su esposa Lucia Hiriart sobre los traspasos de dinero desde el extranjero a cuentas del ex dictador en Chile cuando existía un embargo internacional tras su detención en Londres, en 1998.

El diario chileno La Tercera ha informado que la Segunda Sala de la Corte Suprema de Chile dio el visto bueno para que el juez de la Audiencia Nacional interrogue al ex dictador por el traspaso de fondos desde el banco Riggs de Estados Unidos a cuentas en el país sudamericano.

Detención en Londres

El general Pinochet ha sido inculpado de delitos de fraude fiscal en Chile tras el descubrimiento de un centenar de cuentas bancarias secretas en el extranjero, con un importe estimado en 27 millones de dólares. La existencia de estas cuentas había sido revelada en julio de 2004 por una comisión antiblanqueo del Senado americano que investigaba el financiamiento de los grupos terroristas islamistas.

En octubre de 1998, Pinochet fue detenido en un hospital privado de Londres, donde se recuperaba de una cirugía en la espalda, a petición del juez Garzón que lo acusa de genocidio y tortura. El militar, que dijo entonces que no reconocía otra jurisdicción que la de los tribunales chilenos, permaneció cerca de un año y medio en Gran Bretaña antes de regresar a Chile, por razones de salud.

Con la petición de interrogatorio, Garzón buscaría asegurar eventuales indemnizaciones a las víctimas identificadas en su investigación por genocidio y violación de los derechos humanos bajo el régimen militar de Pinochet, entre 1973 y 1990. Durante ese período unas 3.000 personas murieron o desaparecieron, mientras que otras 28.000 fueron torturadas, incluida la actual presidenta chilena, Michelle Bachelet.