Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía mexicana estudia sobreseer el caso de la turista española detenida en Cancún

De efectuarse esta medida, Ana María quedaría en total libertad

La Fiscalía mexicana analiza la posibilidad de solicitar el sobreseimiento al juez federal que lleva el caso de la española Ana María Ríos Bemposta, lo que dejaría a la joven en total libertad. Ana María Ríos fue detenida en el aeropuerto de Cancún el pasado 8 de octubre acusada de llevar en su equipaje munición y un detonador, pero posteriormente fue puesta en libertad bajo fianza.

El delegado de la Procuraduría (Fiscalía) General de la República (PGR) en el estado de Quintana Roo, Pedro Ramírez Violante, ha hecho estas declaraciones en rueda de prensa tras tomar en cuenta todos los elementos que se barajan en el caso.

El funcionario ha reconocido que esa es una de las opciones que se manejan en este momento, cuando el único cargo contra la española es el de posesión de cartuchos de bala no percutidos. Según el delegado de la PGR, si se concreta esa posibilidad el juez podría tardar entre tres y cuatro días en declarar libre a la joven gallega. En este momento, todo está en el aire pues la PGR analiza todavía las pruebas surgidas en las investigaciones.

Gestiones diplomáticas

Ana María Ríos Bemposta, de 26 años, fue detenida el pasado 8 de octubre en el aeropuerto de Cancún (Quintana Roo), un importante destino turístico del Caribe mexicano, por llevar presuntamente en su equipaje munición y un detonador de uso militar. La española estuvo una semana en prisión hasta que el juez Alfonso García le otorgó el pasado lunes la libertad bajo fianza tras desestimar el cargo más grave que había contra ella, el relacionado con el detonador. En los últimos días las autoridades españolas están realizando gestiones diplomáticas y jurídicas para lograr la libertad definitiva de la Ana María Ríos. Originaria de Arcade (Pontevedra), la joven peluquera fue detenida cuando regresaba a España tras pasar en Cancún su luna de miel.

Sus familiares han defendido en todo momento su inocencia y afirman que pudo haber sido víctima de una trampa urdida en su contra, ya que no mantuvo el control sobre su equipaje en las horas previas al embarque.