Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los partidos excepto el PP respaldan a Zapatero frente al último comunicado de ETA

Los populares exigen que se paralice el proceso de paz, ante la quema de un autobús anoche en San Sebastián

La mayoría de los partidos han respaldado hoy la postura del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, frente al último comunicado de ETA, excepto el PP, que cree que "los hechos desmienten sus palabras" y ha exigido que se paralice el proceso de paz, ante la quema de un autobús en un acto de violencia callejera.

La quema, ayer, de un autobús urbano en San Sebastián, ha sido definida hoy por el secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, como "un acto de terrorismo sin paliativos" que debe obligar al Gobierno "a rectificar su estrategia" en el País Vasco. "En el tiempo transcurrido (en el proceso de paz) se mantiene la extorsión y ahora, de manera creciente, prolifera la violencia callejera", las convocatorias "ilegales" y las "algaradas", ha precisado el dirigente popular, quien ha afirmado que la "cesión" y el "diálogo" que el PSOE "brindó" a ETA y a Batasuna han sido una "oportunidad" para que ambas vuelvan "al primer plano de la actividad política", en referencia al último comunicado de la banda terrorista.

Desde el PSOE, el secretario de Relaciones Institucionales, Alfonso Perales, ha respondido que el PP tiene "un problema democrático", que da "más crédito a los portavoces de Batasuna o de la izquierda abertzale" que "al Gobierno" y ha dicho que la respuesta del presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, al comunicado de ETA "debería de servir para que el PP recupere la senda del sentido común y la lealtad institucional". Perales ha pedido prudencia a la oposición y ha recordado que en 1998 "en el periodo en que ellos estaban negociando con ETA", "hubo más de cien actos de violencia callejera, actos de chantaje y de violencia".

Perales ha insistido en que "lo que corresponde ahora es recordar a Batasuna que tiene que aceptar la Ley de Partidos. Esas son las reglas del juego que hay establecidas", apuntó, tras recordar que Zapatero ya dejó "claro" que "el final del camino es que no hay ningún pago, ningún precio político".

Flexibilizar posturas

Sobre este asunto, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, ha pedido hoy a Zapatero que "flexibilice" su postura frente a la Ley de Partidos para "facilitar la distensión y el proceso de paz", y por entender que esta Ley, que "más que responder a la razón constitucional responde a la razón de excepción", "no puede ser una espada de Damocles ni un elemento de confrontación". Llamazares se ha decantado "por intensificar los contactos porque hay a todas luces malentendidos y posiciones inaceptables por parte de ETA, con lo cual habrá que profundizar en el proceso pero no salirse de él como plantea el PP" y se ha mostrado de acuerdo con el jefe del Ejecutivo en "lo fundamental" y "eso es que lo único que está en crisis es la violencia, no la paz ni el proceso hacia la paz".

Mientras, el secretario general de CiU, Josep Antonio Durán Lleida, ha ofrecido al Gobierno "responsabilidad y confianza" en el proceso al tiempo que ha pedido al PP y al presidente del Ejecutivo que sean "conscientes de la necesidad de discreción".

Eusko Alkartasuna, por su parte, ha exigido a Rodríguez Zapatero en un comunicado que "deje de perder el tiempo" y "busque un acuerdo con ETA para la desaparición de la organización", mientras desde UPN, Eradio Ezpeleta, ha calificado de "positivas" las declaraciones de Zapatero y ha insistido en la necesidad de "no salirse ni un ápice de la Ley de Partidos".

El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, cree que en estos momentos el presidente del Gobierno está actuando más "mirando al Partido Popular" que a la resolución del conflicto del País Vasco y ha dicho que su postura frente al comunicado de ETA "tiene lógica en clave política española" debido al "uso obsceno" que está haciendo el PP de las víctimas del terrorismo.