Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Oí un golpe, unos ruidos muy raros, unos fuertes movimientos, y me quedé en blanco"

Tres testigos narran cómo vivieron el accidente desde el tren y desde los andenes de la estación

"[Oí] un golpe, unos ruidos muy raros, unos fuertes movimientos y me quedé en blanco". Así describía una de las víctimas el accidente del metro de Valencia que este mediodía le ha costado la vida a al menos 41 personas. El tren ha descarrilado justo antes de entrar en la estación de Jesús. Según la subdelegación de Gobierno, el tren circulaba a una velocidad excesiva; el primer vagón descarriló y arrastró al segundo, al que además se le rompió una rueda. Los otros dos vagones no volcaron.

Precisamente en el último de ellos se encontraba el testigo que ha narrado el accidente a la Cadena Ser. "Me han dicho que cuando llegaron los bomberos, no sé cuánto han tardado, es cuando hemos empezado a levantarnos. Yo estaba en el último vagón y he podido salir por una de las ventanas de una de las puertas", contaba este hombre.

También por la ventana ha salido Dolores, otra víctima entrevistada por la Cadena Ser. "[El tren] ha volcado y yo he caído entre medias de dos sillas. No sé si es que ha tropezado con algo. La policía me ha sacado a cuestas, rompiendo los cristales, porque no podíamos salir de allí", explicaba esta mujer. "No me he roto nada, sólo tengo un porrazo", añadía después, agradecida además porque alguien la dejó un teléfono móvil nada más ser rescatada para poder llamar a sus hijas.

La agencia de noticias Efe añade el testimonio de una joven que aguardaba al tren en el andén de la estación de Jesús, y que dijo haber oído un ruido muy fuerte. Luego vio un chispazo en el túnel por el que debía llegar el convoy. En el momento en el que se escuchó el estruendo, la gente empezó a correr en dirección a la salida, quizá asustada por la posibilidad de que se hubiera tratado de un atentado. En ese momento, los trabajadores del metro abrieron los tornos para que la multitud pudiera salir sin problemas.