El Estatuto de Aragón llega al Congreso sin ningún voto en contra

CHA (Chunta Aragonesista) se abstendrá

La reforma del Estatuto de Aragón llega hoy al Congreso con el respaldo de todos los grupos de las Cortes aragonesas, salvo la abstención de la Chunta Aragonesista (CHA), y el deseo del presidente Marcelino Iglesias de que el debate que se inicia se resuelva antes de las elecciones municipales y autonómicas. Aragón es la primera Comunidad gobernada por los socialistas (en coalición con el Partido Aragonés) en la que se ha conseguido un acuerdo con el PP sobre la reforma del Estatuto de Autonomía, después de fallidas experiencias como la catalana o la andaluza.

Sobre la decisión del PP aragonés, el presidente autonómico, Marcelino Iglesias, ha dicho que espera que los dirigentes del PP de Madrid "sepan entender" el apoyo dado por los populares de esta Comunidad y el "esfuerzo que han hecho por entender la nueva política del agua". En este sentido, el texto aprobado garantiza, como mecanismos de protección frente a posibles trasvases y ante cláusulas incluidas en otros estatutos, como el de la Comunidad Valenciana, una reserva de 6.550 hectómetros cúbicos para las necesidades de los aragoneses e insta al Gobierno central a propiciar un acuerdo entre las comunidades implicadas en una hipotética transferencia de caudales.

Agencia Tributaria propia

En cuanto a la financiación, posibilita la creación de una Agencia Tributaria propia, recoge el principio de lealtad institucional como medida de compensación por parte del Estado cuando éste adopte medidas que supongan un gasto inesperado para las arcas autonómicas, y mantiene el mandato de constituir una comisión bilateral de financiación entre el Estado y la Comunidad Autónoma. Respecto a inversiones estatales, vincula éstas a la superficie, la orografía y la dispersión de la población.

También reconoce competencias en parques nacionales, instituciones penitenciarias o policía autonómica, incluye una disposición adicional que garantiza la unidad del Archivo de la Corona de Aragón y la posibilidad de convocar un referéndum sobre futuras reformas.

La financiación, objeto de discordia

El presidente de las Cortes de Aragón, Francisco Pina, entregará hoy al presidente del Congreso, Manuel Marín, el proyecto de reforma aprobado por las Cortes aragonesas el 21 de junio con los votos favorables del PSOE, PP, PAR e IU y la abstención de los nacionalistas de la Chunta. Sobre esta abstención, Iglesias ha explicado que uno de los motivos de discordia fue el sistema de financiación ya que la CHA proponía un sistema similar al cupo vasco y navarro, pero para los socialistas de Aragón "este sistema no es generalizable a otras comunidades" ya que entonces "la solidaridad quedaría truncada".

No obstante, Iglesias valoró la decisión de la Chunta de optar por la abstención y no el voto en contra, una vez que este partido gobierna en coalición con el PSOE en muchos ayuntamientos de Aragón, como es el caso de la Corporación de Zaragoza. Esta es la sexta reforma estatutaria que llega al Congreso para su debate desde que a primeros de 2005 llegará a la Cámara Baja el denominado Plan Ibarretxe, que contaba sólo con el respaldo de los nacionalistas y no superó la toma en consideración en el Congreso. Posteriormente, fue la Comunidad Valenciana, seguida de Cataluña, Andalucía y Baleares quienes presentaron en la Cámara Baja las propuestas de reforma de sus estatutos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS