El juez Del Olmo admite su error en la excarcelación del procesado por el 11-M

El CGPJ abre una investigación para averiguar los motivos de la puesta en libertad de Saed El Harrak

El juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, ha explicado hoy que la excarcelación de Saed El Harrak, uno de los procesados por los atentados del 11-M, se debió a un error suyo, en un informe elaborado por la Audiencia Nacional y que ha enviado al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) quien ha abierto una investigación para esclarecer los hechos. Según aparece en el informe, el error se pudo producir por la transcripción mecanográfica o "de apreciación" al comprobar las fechas en el listado informático de presos por los atentados del 11 de marzo de 2003.

Más información
Un procesado por el 11-M queda en libertad al superar el plazo máximo de prisión preventiva
La Audiencia falla

En el auto de procesamiento de El Harrak, notificado por Del Olmo el pasdo 10 de abril, el magistrado fijó para el 16 de mayo la comparecencia sobre la prórroga de la prisión provisional del preso, aunque éste había sido detenido el 6 de mayo de 2004, por lo que la prisión debía prorrogarse antes de que se cumplieran dos años de su arresto.

Según el informe, la juez Teresa Palacios, que había sustituido a Del Olmo el 27 de abril -el juez debía someterse a una intervención quirúrgica-, decretó la livertad provisional de El Harrak el 10 de mayo, al comprobar que había vencido el plazo máximo de su prisión provisional.

El informe concluye que la puesta en libertad del procesado "es consecuencia de un error del instructor sobre la fecha en la que, como límite, se podía ampliar en resolución motivada el tiempo máximo de duración de la medida cautelar". El presidente de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, ha remitido hoy el informe al presidente de este tribunal, Carlos Dívar, quien lo ha enviado al CGPJ. Este órgano ha abierto una investigación para averiguar los motivos de la excarcelación de El Harrak.

Según la explicación dada por Del Olmo a Gómez Bermúdez, en el listado de presos había otro procesado, Mohamed Bouharrat, que aparecía antes que El Harrak, aunque la prisión de éste vencía al menos diez 10 antes. "Esta posición errónea de Bouharrat en la lista obedece a que elprimero fue detenido el 27 de abril de 2004 y puesto en libertad el 30 de abril, deteniéndosele una segunda vez el 21 de mayo", fecha en la que ingresó en prisión.

Ausencia de comunicaciones

Pero además del error de transcripción o "apreciación", Gómez Bermúdez refleja en su escrito que desde el Juzgado de Del Olmo no se ha enviado a la Sala de Gobierno de la Audiencia ninguna comunicación sobre la inminencia del vencimiento de las prisiones provisionales de los procesados, tal y como obliga la ley. Del Olmo ha justificado esta ausencia de comunicaciones en el hecho de que la ley se refiere al transcurso de las dos terceras partes de la "duración máxima" del plazo de prisión provisional, que es de cuatro años, por lo que entendió que no debía dar cuenta de nada, ya que se trataba de prorrogar el primer plazo ordinario de dos años.

Gómez Bermúdez también advierte en su informe de que en el Juzgado de Del Olmo "no se usa la alarma o alerta de la que está dotado el sistema informático Minerva para aviso del vencimiento de plazos", y de que, a pesar de existir instrucciones en este sentido desde noviembre de 2004, no se ha remitido cada trimestre una relación de presos preventivos a la sala de lo penal.

De hecho, la última se envió el 6 de octubre de 2005, por lo que la excarcelación de El Harrak "se produjo ocho meses después de la última remisión de listado de presos, omitiéndose los envíos hasta anteayer, día 17 de mayo".

Por último, y aunque el informe se circunscribe a la actuación de Del Olmo y de su Juzgado, Gómez Bermúdez afirma que la excarcelación de El Harrak "también es consecuencia de la inactividad de las partes acusadoras", que podían haber solicitado la prórroga de la prisión del procesado y no lo hicieron.

Hamid Ahmidan niega su relación con los atentados

Hamid Ahmidan ha negado hoy ante el juez Juan del Olmo, cualquier vinculación con la masacre y, en concreto, las acusaciones realizadas contra él en el auto de procesamiento. La declaración indagatoria del procesado, primo de uno de los suicidas de Leganés -Jamal Ahmidan, El Chino-, estaba prevista para ayer, pero fue pospuesta porque su letrado no compareció en el juzgado. Ahmidan está acusado de colaboración con organización terrorista y de un delito contra la salud pública.

Ayer, Teresa Palacios tuvo que suspender la comparecencia de uno de los principales encausados por el 11-M, Yousef Belhadj, quien no pudo prestar declaración indagatoria porque sólo habla árabe y, según él, no sabe de qué se le acusa en el auto de procesamiento dictado contra él y otras 28 personas. Desde el martes hasta ayer prestaron declaración indagatoria, además de Ahmidam y Belhadj, los otros 28 procesados en la causa, salvo Rabei Osman el Sayed, considerado uno de los ideólogos de la masacre, a quien se le informó personalmente de su procesamiento en Italia, donde cumple condena por los delitos que se le imputaron allí.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS