Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La DGT realizará 7.000 controles diarios contra el uso del móvil, el MP3 y el DVD al volante

Las multas pueden ser de hasta 300 euros y la retirada de carné de entre uno y tres meses

La Dirección General de Tráfico (DGT) desarrolla desde hoy y hasta el 5 de marzo una campaña para concienciar a los automovilistas de que hablar por el móvil, escuchar música con auriculares o ver un DVD mientras se conduce puede ser "una cuestión de vida o muerte". Todas estas conductas están sancionadas con una multa de hasta 300 de euros, la suspensión del permiso de conducir entre uno y tres meses y, cuando entre en vigor el sistema de permiso por puntos, la pérdida de tres créditos. Durante el año pasado se produjeron 2.875 accidentes mortales en las carreteras españolas, que provocaron la muerte de 3.329 personas y heridas a otras 3.000. Del total de siniestros, en un 27,7% el factor desencadenante fue una distracción.

El uso del móvil mientras se conduce preocupa especialmente a Tráfico, ya que es factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente. Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil tienen previsto realizar durante la campaña 100.000 controles de este tipo a conductores que circulen por las carreteras, unos 7.000 diarios. Los controles se acompañan con la emisión de cuñas divulgativas en radio, anuncios en prensa y mensajes en los paneles de información en carretera con el eslogan Conduciendo las llamadas pueden costar vidas. En 2005 fueron denunciados por esta infracción más de 72.000 conductores -72.055-, mientras que en 2004 fueron 60.826, en 2003 alcanzaron los 45.407 y en 2002, 24.130.

La DGT recuerda que el pasado año se registraron 2.875 accidentes mortales en carretera, que causaron la muerte de 3.329 personas y heridas a otras 3.000, y que en un 27,7% de los siniestros la distracción fue el factor desencadenante; es decir, que 798 de esos accidentes, en que murieron 937 personas, podrían haberse evitado si el conductor no hubiera sufrido una distracción. Los expertos recalcan que está demostrado que conducir y hablar por móvil al mismo tiempo es una circunstancia que distrae la atención de la conducción, y que el accidente más frecuente en la carretera -la salida de vía, con un 30% de víctimas mortales- se produce generalmente por una distracción.

No se ve el 40% de las señales

Tráfico hace hincapié en que usar el móvil conduciendo genera un elevado riesgo de distracción ya que el conductor, tras hablar un minuto y medio por él, incluso con manos libre, no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar. Sin embargo, según la DGT, entre un 30 y un 50% de los conductores no percibe este riesgo, y por ello les recalca que algunos estudios, incluso, consideran que el uso inadecuado del móvil puede llegar a ser tan peligroso como la conducción con exceso de alcohol.

Un estudio realizado en Toronto (Canadá), con 700 conductores que habían estado involucrados en accidentes, incide en que el riesgo de sufrir un siniestro mientras se usa el móvil, en algunos casos, puede llegar a ser equiparable al de conducir con una tasa de alcohol de 1 gramo por litro. El momento de mayor peligro cuando se habla por el móvil es, según los expertos, cuando se recibe la llamada, ya que la sorpresa que produce el sonido se traduce en una aceleración del ritmo cardiaco del conductor y el cerebro tiene que dividir su atención entre la conversación y el tráfico. La DGT pone como ejemplo para la reflexión un accidente entre un camión de ganado y un autobús que costó la vida de 28 personas.

El 6 de junio de 2000, un autobús de estudiantes chocó contra un camión de ganado en la N-122, en Golmayo (Soria), con ese balance mortal. Los investigadores, según señala la DGT, atribuyeron el siniestro a la distracción del conductor del camión por una llamada telefónica, que fue contestada por su acompañante y en la que prácticamente no dio tiempo a conversación alguna. La hipótesis más probable es que un despiste de apenas dos segundos, en los que se recorren 44 metros a 80 kilómetros por hora llevara al conductor a continuar recto en lugar de seguir la trayectoria de la carretera, con una curva amplia que empezaba en ese momento. Pero el móvil no es la única distracción en un coche. El cassete está cada vez más en desuso en los coches y, aunque su espacio lo están ocupando los CDs, los MP3 tienen más capacidad y esto hace que algunos conductores, los más jóvenes, los utilicen.