Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una niña de récord Guinness

Nace en Madrid una bebé sana y normal de siete kilos de peso

Arancha vino al mundo hace una semana en Madrid, pesó al nacer 7,010 kilos y midió 56,5 centímetros. Está sana y es completamente normal. El padre, Juan Carlos, cree que su recién nacida podría entrar en el libro de los Guinness. Y no le falta razón. Los médicos hablan de un "caso insólito" que achacan a un posible factor genético. Y eso que tuvieron a la madre a dieta durante el embarazo. El parto fue, por supuesto, por cesárea.

El nacimiento se produjo el pasado 13 de febrero en la Maternidad del hospital madrileño de La Paz y ha sido el bebé "más grande nacido en los 40 años de historia de esta Maternidad y un caso insólito", según ha informado hoy en rueda de prensa el jefe de Neonatología del centro sanitario, Jesús Pérez Rodríguez. Arancha es hija de Rocío y Juan Carlos, ambos de origen colombiano y afincados en la localidad madrileña de Colmenar Viejo desde hace cinco años y medio. Según ha explicado el doctor Pérez Rodríguez, que atendió a la niña tras el parto -una cesárea programada en la semana 39 de gestación, una semana antes de lo normal- "el tamaño de la pequeña se debe a un factor genético más que a la diabetes gestacional leve que la madre padeció durante el embarazo".

El doctor ha indicado que Rocío, de 38 años, tiene ya otra hija de nueve años, que al nacer superó los cinco kilos de peso, por lo que "parece que existe un factor genético decisivo". La madre, que también ha comparecido ante la prensa, y con la pequeña en brazos, ha asegurado a los periodistas que su embarazo estuvo controlado desde el principio en un centro médico de Colmenar Viejo. A pesar de ello y de la dieta estricta que tuvo que seguir durante la gestación, el crecimiento de la niña no se pudo frenar.

Conocer a su hermanita

No obstante, tanto el jefe de Neonatología como el doctor Fernando Oñorbe, médico que la controló en planta, han insistido en señalar que la niña está bien, al igual que la madre, que hoy recibe el alta hospitalaria y probablemente también saldrá del hospital el bebé. Oñorbe ha subrayado que "no hubo problemas, todo evolucionó bien, la mujer llegó en buen estado a La Paz y se le practicó la cesárea", si bien ha reconocido que, en casos como estos, se suele adelantar el parto.

Por su parte, el jefe de Neonatología ha dicho que bebés de este tamaño pueden tener problemas en las primeras horas relacionados con la glucemia, bajadas del nivel de azúcar, alteraciones en el corazón o malformaciones pero, en este caso, la niña no ha necesitado recibir tratamiento alguno y todos los análisis han resultado correctos. La madre ha descrito su embarazo de "un poquito complicado" con muchos mareos y con dificultades para andar, dado que engordó en los nueve meses hasta 22 kilos.

Rocío ha admitido que cuando la pequeña nació se "asustó", al igual que su padre, "al verla tan grande" y que el único problema al que se enfrentan es con qué vestir al bebé- "Lleva ropita de tres meses y pañales también de esa edad y, por supuesto, no le vale la ropa que el hospital facilita para recién nacidos" ni la que habían comprado ellos. La madre, que ha explicado no quiere tener más hijos y que por ello se ha sometido a una ligadura de trompas, espera ahora que venga su hija mayor de Colombia para conocer al bebé. El padre opina que su recién nacida hija podría entrar en el libro de los Guinness.