Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescatada en Santander una niña sentada en el alféizar de una ventana y con la persiana bajada

La madre admite que la dejó sola pero que no sabe cómo llegó a la ventana

Los bomberos de Santander han rescatado esta mañana a una niña, de entre tres y cuatro años, que se encontraba sentada en el alféizar de una ventana de un segundo piso y que no podía entrar en la vivienda por estar la persiana bajada, según han informado fuentes de ese cuerpo. La madre de la menor ha declarado a la Policía Local que desconoce cómo llegó la pequeña hasta ese lugar y ha admitido que la dejó sola en el piso, pero que estaba durmiendo en su cuna.

El suceso se ha producido esta mañana en el número 54 de la calle Castilla de Santander, donde una patrulla de la Policía Local ha visto a la niña en la ventana del segundo piso de este bloque. Aemás de avisar a los bomberos, que han acudido al lugar sobre las nueve de la mañana, los agentes han subido a la vivienda, a la que no han podido entrar porque nadie abría la puerta.

En ese momento, la pequeña, de origen sudamericano, se encontraba sola en la casa y no podía volver a la habitación ya que la persiana estaba bajada. La menor estaba vestida con un camisón blanco y sentada en la repisa de la ventana, con las piernas colgando hacia el vacío, y no paraba de llorar. Mientras llegaban los bomberos, los policías han acudido a un comercio cercano, donde han cogido unos sacos de serrín y unas mantas para colocarlos debajo de la ventana por si la niña se caía al vacío.

Su madre, en situación irregular

Finalmente, los bomberos han logrado llegar hasta la ventana de la niña con una escala, tras lo que se ha hecho cargo de ella la Policía Local. En el momento en el que los bomberos bajaban con la niña, ha llegado al lugar la madre de la pequeña, una mujer brasileña de 23 años que ha admitido estar en España en situación irregular. Madre e hija han sido conducidas por los agentes a la Residencia Cantabria para hacer un reconocimiento médico a la pequeña, que no presentaba ninguna lesión. Después, la Policía Local ha conducido a la mujer a las dependencias del Grupo de Extranjería de la Policía Nacional, donde le ha abierto un expediente de expulsión.

Entre las hipótesis que se barajan está que la persiana se cayera cuando la niña salió y se quedara atrapada, pero también que alguien la dejara allí. Los bomberos, que consideran un milagro haber podido salvar a la niña, han mostrado su sorpresa ante el hecho de que la persiana estuviera bajada, ya que no es posible que la menor la hubiera podido bajar desde fuera de la ventana. Tras llevar a cabo las diligencias pertinentes, la Policía Local ha remitido el caso a la Fiscalía de Menores, que deberá estudiar si los hechos son constitutivos de delito.

La madre de la niña ha declarado a la Policía Local que desconoce cómo llegó la pequeña hasta ese lugar, al tiempo que ha admitido que la dejó sola en el piso durmiendo en su cuna. En el momento del incidente, no había nadie en la vivienda, que comparten dos familias. En concreto, la niña vive en una habitación con su padre y su madre. Los otros inquilinos son tres adultos y otra niña de cinco años.