Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Seis inmigrantes mueren al repeler Marruecos a tiros otro salto masivo a la valla de Melilla

Otros 30 subsaharianos han resultado heridos por las fuerzas de seguridad marroquíes, que admiten por primera vez el uso de armas de fuego

Seis inmigrantes subsaharianos han muerto y otros 30 han resultado heridos a manos de las fuerzas marroquíes en el más grave intento de salto masivo registrado hasta ahora en la valla de Melilla. Según ha confirmado el Ministerio del Interior marroquí, algunos de los fallecidos han perdido la vida por disparos y otros, aplastados por sus compañeros. Estas muertes elevan al menos a 14 los fallecidos desde agosto en las fronteras de España con Marruecos. Además de esta avalancha, que se ha producido la pasada madrugada, Marruecos abortó horas antes un primer intento. Sólo un inmigrante ha logrado cruzar. En los enfrentamientos, también han resultado heridos dos guardias civiles y un soldado español, al tiempo que 290 inmigrantes han sido detenidos en el lado marroquí de la frontera.

Esta tragedia se ha producido la pasada madrugada junto al fuerte marroquí de Gurugú, al repeler a tiros las fuerzas de este país el intento de los inmigrantes de acercarse a la valla, el número 11 que se produce desde agosto. "Dada la violencia inusitada de los inmigrantes, que estaban poseídos por la fuerza de la desesperación, la policía [marroquí] ha defendido legítimamente sus puestos de vigilancia frente a la alambrada y seis inmigrantes clandestinos han encontrado la muerte", ha señalado el Ministerio del Interior marroquí a la agencia francesa AFP. La misma fuente ha explicado que algunos han fallecido "por disparos de bala" y otros "aplastados" por sus camaradas, al tiempo que ha informado de que otros 30 clandestinos han resultado heridos, aunque no ha precisado la gravedad de sus heridas. Además, 290 inmigrantes han sido detenidos.

Todos los fallecidos son hombres

El ministro marroquí de Comunicación y portavoz del Gobierno, Nabil Benabdelá, ha asegurado que en los hechos han participado "más de 400 subsaharianos", que han atacado con "gran violencia" los puestos de seguridad marroquíes, de modo que estos han ejercido su derecho a la "legítima defensa", matando a seis personas e hiriendo a "varias". Según Benabdelá, todas las víctimas eran hombres. Por su parte, el gobernador de Nador, Abdelá Bendhiba, ha confirmado el "desgraciado" fallecimiento de los seis subsaharianos en una declaración difundida por la agencia MAP, en la que reitera que la "inusual violencia" del intento "obligó a los servicios de seguridad" a responder. El texto precisa que los hechos se han producido durante el asalto a "los puestos de vigilancia colocados por las autoridades marroquíes en el entorno del fuerte de Gurugú".

El gobernador de Nador ha hecho hincapié en que "las autoridades marroquíes, que lamentan estos dramas, seguirán, en estrecha colaboración con sus homólogos españoles, luchando contra los que organizan este tráfico de inmigrantes, que explotan sin vergüenza la miseria de estas víctimas". Ninguna fuente española ha confirmado las muertes, con las que se elevan al menos a 14 las víctimas mortales desde agosto en los sucesivos intentos de los sin papeles por cruzar a Ceuta y Melilla.

Dos guardias civiles y un soldado heridos

La noticia de estas muertes se ha producido esta tarde, horas después de que las autoridades españolas y marroquíes informaran de que los dos intentos masivos frustrados la pasada noche, uno sobre las 21.00 de ayer y otro entre las 5.00 y las 7.00 de esta mañana, se habían saldado sólo con 15 heridos leves, 12 de ellos inmigrantes. En la parte española han resultado heridos durante la segunda intentona, protagonizada por un millar de subsaharianos en las zonas del Barrio Chino y Farhana, un inmigrante, dos guardias civiles y un soldado, según datos aportados por vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega. Los otros 11 inmigrantes han resultado heridos leves en el país vecino y han sido trasladados al hospital El Hassani de Nador, a 12 kilómetros del perímetro de Melilla.

La vicepresidenta ha añadido que la intentona ha sido frustrada por un gran despliegue de fuerzas españolas y marroquíes, que han usado abundante material antidisturbios, como botes de humo y pelotas de goma. En el despliegue han participado dos helicópteros, uno español y otro marroquí. Según De la Vega, tan sólo un inmigrante ha logrado pisar suelo español, a donde ha llegado herido, por lo que ha sido ingresado en el Hospital Comarcal de Melilla. La refriega ha dejado además algunos daños en vehículos e instalaciones.

La versión marroquí difiere de la española. Fuentes oficiales del país vecino han asegurado esta mañana que se han producido tres tentativas (y no dos, como afirman las autoridades españolas), a la altura de la localidad de Iyassinane y en las zonas de Barrio Chino y Moralis, por parte de "entre 300 y 400 clandestinos". Según Marruecos, ninguno de los subsaharianos ha entrado en Melilla, en contra de los que asegura España. Horas antes, la policía marroquí abortó un primer intento de salto hacia las 9.00 de ayer miércoles, en la zona próxima al paso fronterizo de Mariguari y en él participaron unos 150 subsaharianos. Los inmigrantes fueron rechazados por la policía marroquí, sin que los agentes de la Guardia Civil tuvieran que intervenir y sin que ningún inmigrante lograra pasar la primera valla.

Marruecos admite el uso de armas de fuego

Hasta hoy, Marruecos habían insistido en que las fuerzas de seguridad encargadas de vigilar las fronteras con Ceuta y Melilla nunca habían disparado contra los inmigrantes durante los saltos masivos. Durante el intento de cruzar el vallado de Ceuta que se registró en la madrugada del 29 de septiembre, murieron cinco inmigrantes por heridas de bala (algunas fuentes reducen la cifra a cuatro), dos del lado español de la alambrada y tres del lado marroquí.

Los medios de comunicación oficiales de Marruecos atribuyeron la autoría de los disparos a la Guardia Civil española, mientras que las fuerzas de seguridad españolas afirmaron que los disparos fueron realizados desde el lado marroquí de la valla. Durante la cumbre que se celebró ese mismo día en Sevilla y Córdoba, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro de Marruecos, Driss Jettu, anunciaron la creación de una comisión de investigación para esclarecer los hechos. Esta misma tarde, el ministro del Interior, José Antonio Alonso, ha asegurado que el instructor de la Guardia Civil encargado de la investigación del caso ha concluido que los disparos no fueron efectuados por el Instituto Armado.

Además de los seis fallecidos hoy y de los cinco o cuatro según las fuentes del 29 de septiembre, el 28 de agosto falleció un camerunés en Melilla. Además, otros dos inmigrantes murieron el 12 de septiembre y el 15 de septiembre en el Hospital Comarcal de Melilla, a consecuencia de las lesiones sufridas al cruzar la valla.

Más información