Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Burberry también prescinde de la modelo Kate Moss por su presunto consumo de cocaína

Scotland Yard investigará la conducta de Moss

La firma francesa de ropa Burberry ha anunciado esta tarde que anula su campaña de publicidad con la supermodelo británica Kate Moss, envuelta en un escándalo mediático tras publicarse unas fotos en las que aparece esnifando cocaína en unos estudios de música en Londres. Hennes and Mauritz (H&M) fue la primera empresa que ayer decidió romper lazos con Moss, que iba a protagonizar en noviembre otra campaña publicitaria.

Para H&M, la ruptura con la maniquí está relacionada con la imagen pública de la compañía, con una clientela muy joven: "Estamos en contra de las drogas y durante mucho tiempo hemos apoyado activamente a la Fundación Mentor para la prevención de drogas. La campaña con Kate Moss no sería coherente con la clara desvinculación de H&M con las drogas", justifica en un comunicado. El resto de las grandes firmas asociadas a la modelo, que irrumpió en la pasarela a los 14 años, mantienen de momento un hermético silencio.

Investigación policial

En paralelo, Scotland Yard ha decidido hoy investigar la tenencia y consumo de cocaína por la maniquí, después de que el diario sensacionalista Daily Mirror fotografiara la pasada semana a Moss cortando y esnifando esta droga. Un portavoz de la policía británica ha informado hoy de que el comisario asistente, Tarique Ghaffur, ha pedido a los agentes que investiguen las noticias aparecidas en la prensa británica, pero no ha precisado si Moss será interrogada. La investigación cuenta con el respaldo del jefe de la policía metropolitana de Londres, sir Ian Blair, que ha ofrecido una rueda de prensa en la que ha censurado el comportamiento de la modelo: "Tenemos que analizar el impacto de este tipo de comportamiento en la impresionable gente joven y saber si es necesario hacer algo al respecto".

Pese a que nunca ha admitido tomar este tipo de drogas, la joven británica pasó seis semanas en un centro de rehabilitación en 1998 y confesó haber tenido problemas con el consumo de estupefacientes a causa del "trabajo intenso y lo mucho que salía" entonces.

Una relación con un chico con mala fama

Moss, de 31 años, madre de una niña y diez veces portada de la revista de moda Vogue e imagen de las marcas de belleza más exclusivas del mundo como Chanel, Christian Dior o Burberry, mantiene una relación sentimental con el ex líder de The Libertines y actual niño malo de la música británica, Pete Doherty, más conocido por sus encontronazos con la justicia -pasó una temporada en la cárcel tras asaltar la casa de su primo y compañero de grupo, Carl Barat, en busca de dinero para comprar droga- que por su carrera musical, devaluada tras la ruptura con el resto de los integrantes de Libertines.