Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tráfico comienza una campaña de control de alcoholemia con 10.000 pruebas diarias

Están previstos más de 800 puntos de control para realizar una 110.000 pruebas antes de Navidad

La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha esta medianoche y hasta el 20 de diciembre una campaña especial para el control de las tasas de alcoholemia en la que está previsto que se realicen unos 10.000 controles diarios.

Los agentes de la agrupación de Tráfico de la Guardia Civil prevén establecer más de 800 puntos de control de alcoholemia en las vías españolas con el objetivo de realizar un máximo aproximado de 110.000 pruebas en el periodo previo a la Navidad. Asimismo, se han cursado invitaciones a los Ayuntamientos con más de 25.000 habitantes para que se sumen a la campaña, con el establecimiento de controles en sus respectivos municipios, así como a las Comunidades Autónomas de Cataluña y País Vasco, que tienen transferidas las competencias en materia de tráfico.

Las pruebas no sólo se realizarán en horario nocturno, sino también en horas del mediodía, para que los controles resulten también disuasorios de cara a las comidas navideñas. El incremento en las pruebas de alcoholemia estará además acompañado de la emisión de cuñas en radio y mensajes en los paneles de información en carretera, con el eslogan "Ahórrate un mal trago".

Todo ello con el objetivo de incidir sobre este factor de riesgo que, según la DGT, origina entre el 30 y 50% del total de muertos en accidentes de circulación. Tráfico recuerda que las tasas máximas permitidas a la población general de conductores es de 0,5 gr/l en sangre y de 0,25 mg/l en aire espirado; mientras que para los conductores profesionales y noveles el límite en sangre se sitúa en 0,3 gr/l y en 0,15 mg/l en aire espirado.

La DGT también recuerda que se considera infracción muy grave incumplir la obligación que todos los conductores tienen de someterse a las pruebas de alcoholemia y que tales infracciones se sancionan con multa de 302 a 602 euros, imponiéndose además la suspensión del permiso de conducir por un periodo de hasta tres meses.