Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bono ordena una "reorganización profunda" del Estado Mayor de la Defensa

El ministro paraliza el anunciado relevo de Juan Luis Ibarreta y Antonio Martínez Sainz-Rozas

El ministro de Defensa, José Bono, ha ordenado una "reorganización profunda" del Estado Mayor de la Defensa a raíz del accidente del avión Yak-42 en mayo de 2003 en Trebisonda (Turquía), en el que perdieron la vida 62 militares españoles. La renovación tendrá que estar concluida el 1 de enero. Bono, en cambio, ha paralizado el cese de los dos mandos militares que ayer anunció en el Congreso para no centrar toda la culpa en el Ejército.

La primera intención de Bono era pedir hoy al Consejo de Ministros autorización para ordenar el pase forzoso a la reserva del segundo jefe del Estado Mayor del Aire, teniente general Juan Luis Ibarreta, y del jefe del Cuartel General Marítimo de Alta Disponibilidad, vicealmirante José Antonio Martínez Sainz-Rozas. Ibarreta y Martínez Sainz-Rozas eran, cuando se produjo el siniestro, jefe del Estado Mayor Conjunto y de la División de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa, respectivamente. Es decir, responsables de los organismos encargados de contratar y controlar los vuelos que transportaban a los soldados españoles.

Bono no ha pedido finalmente al Consejo de Ministros autorización para ordenar el pase forzoso a la reserva de ambos porque, según el ministro, este cese centraría toda la culpa en los mandos del Ejército, tal y como ayer pretendió el ex ministro Federico Trillo en su intervención ante el pleno del Congreso. En su alocución de ayer, Trillo negó toda responsabilidad en el accidente y culpó a la cúpula militar de la cadena de errores que provocó la muerte de los 62 militares.

Tras permanecer toda la sesión de ayer en el Pleno callado y sentado en su escaño, Trillo solicitó la palabra al final del debate. De entrada, señaló que "nadie en esta cámara, ni fuera de ella después de las familias, ha sentido más el dolor por esas 62 muertes" que él mismo, un dolor que le acompañará "durante toda la vida". "Tengan por seguro que les hablo de corazón", subrayó. Trillo aseguró haber sido objeto de "gravísimas acusaciones", entre las que ha citado mentiras, falta de diligencia y contratación de "aviones basura".

Palacios recibe los documentos

Por otra parte, la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios ha recibido hoy los documentos que solicitó al Ministerio de Defensa sobre el accidente aéreo del Yak-42 y la identificación de los cadáveres de los 62 militares fallecidos en el siniestro, ocurrido en Turquía en mayo de 2003, según han informado fuentes jurídicas.

De este modo, la juez podrá ahora decidir sobre las exhumaciones de los treinta cuerpos mal identificados y sobre la citación como testigo del ex ministro de Defensa Federico Trillo y de los cuatro militares que viajaron a Turquía, los generales Vicente Navarro y José Antonio Beltrán, el comandante Ramón Ramírez y el capitán Miguel Angel Saez, tal y como pidieron familiares de las víctimas.