Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

Detenido Mikel Antza, el máximo dirigente de ETA, en una "histórica" operación antiterrorista

Las fuerzas de seguridad francesas y españolas arrestan a otras 20 personas, entre ellas la pareja de Antza, Soledad Iparragirre

La policía francesa, en colaboración con la Guardia Civil, ha desarrollado hoy una operación clave contra el aparato logístico de ETA, en la que han sido detenidas 20 personas en el departamento de los Pirineos Atlánticos y otra más en España. Interior ha confirmado, después de analizar las huellas dactilares remitidas por Francia, que entre los arrestados figura Mikel Albizu, Mikel Antza, el máximo dirigente político de la organización terrorista, y su pareja, Soledad Iparragirre, Anboto, miembro del aparato financiero y que con anterioridad formó parte de los comandos Araba y Madrid. La operación, calificada de "histórica" por el ministro del Interior, José Antonio Alonso, ha permitido además el hallazgo de cientos de kilos de explosivo y decenas de armas de ETA.

El inesperado arresto de Antza y Anboto, ambos de 43 años y que según los investigadores formaban una dirección bicéfala de la banda, se ha producido en una vieja casona de grandes dimensiones en mitad del campo, ubicada dentro del término de Salis-de-Béarn, a 50 kilómetros de Pau, en el sur de Francia. Hasta ahora, se creía que ambos vivían en el norte del país, cerca de la frontera belga. La captura de los dos dirigentes etarras, que han sido arrestados junto a dos personas de nacionalidad francesa y propietarios de la casa, es el resultado de una investigación que han desarrollado de forma conjunta agentes de la Guardia Civil y de los servicios de información -Renseignements Generaux (RG)- de la policía francesa durante más de cuatro años.

Sin embargo, Antza y Anboto no eran el objetivo inicial de la operación. Así, la vivienda fue localizada hace cuatro años cuando los agentes de RG y de la Guardia Civil seguían al entonces jefe del aparato logístico, Ignacio Gracia Arregi, Iñaki de Rentería. Los policías le vieron entrar y permanecer en ella una noche, lo que confirmó que formaba parte de la infraestructura de ETA. A partir de ese momento, se realizaron ocasionales vigilancias, pero sin llegar a descubrir cuál era su uso. Se tenía la sospecha de que pudiera ubicar algún zulo y por este motivo se decidió registrar el inmueble dentro de la operación de hoy. A las seis de la mañana, la policía francesa ha entrado en la vivienda, localizando en su interior a los dos franceses y a los dos dirigentes de ETA, así como a una niña pequeña, la hija de ambos.

Más de 150 agentes implicados

Las características de los dos miembros de ETA han hecho pensar de inmediato en que se trataba de Antza e Iparragirre, como horas después ha confirmado el cotejo de sus huellas. "No esperábamos" dar con Antza, han reconocido fuentes de la investigación. La policía piensa que la pareja usaba la casa cierta frecuencia, aunque no como residencia habitual. En ella se han hallado cuatro ordenadores cuyo contenido está siendo analizado. Sin embargo, el ministro Alonso ha contestado esta tarde al ser preguntado sobre si la detención de Antza y Anboto era fruto de la casualidad, que "es una operación perfectamente medida, estructurada y trabajada desde el punto de vista policial y ejecutada con una altísima profesionalidad".

Las Fuerzas de Seguridad del Estado consideran que Mikel Antza y Soledad Iparragirre estaban encargados de la dirección política de la banda terrorista ETA y del cobro, gestión y distribución del impuesto revolucionario, respectivamente. Así, ETA ha vuelto a quedar descabezada, 12 años después de la caída de la anterior cúpula en Bidart. Fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional han señalado ya que pedirán a Francia la entrega de Anboto, pero no la de Antza, ya que éste no tiene causas abiertas en España por delitos distintos a pertenencia a banda armada. Según estas fuentes, la Justicia francesa le juzgará por el delito de asociación de malhechores, equivalente al de pertenencia a banda armada, recogido en el Código Penal español, por lo que un nuevo proceso en España desembocaría en su absolución. Iparragirre, sin embargo, sí tiene abiertas numerosas causas en España, entre seis y diez, según las fuentes consultadas.

Además de los dos dirigentes etarras y los dos franceses detenidos en Salis-de-Béarn, otras 16 personas, calificadas como colaboradoras de ETA, han sido detenidas a lo largo de la mañana en siete localidades del sur de Francia: Saint Pierre d'Irube, Briscou, Hendaya, Ayherre, Domezain Berraute y Urrugne. La mayor parte de los detenidos, de nacionalidad española o francesa, son residentes legales en Francia, no fichados por la policía y han sido arrestados a primera hora del día en sus domicilios. Sus identidades no han sido facilitadas. A estas 20 detenciones se suma la de un camionero español, Pedro María Alcantarilla Mozota, que se ha producido en la provincia de Burgos también esta mañana. Alcantarilla, que ya ha sido trasladado a Madrid, está presuntamente relacionado con la colocación de artefactos en líneas eléctricas de Guipúzcoa y Huesca el pasado mes de septiembre.

La juez antiterrorista Laurence Le Vert, especializada en los sumarios de ETA, se ha personado en la casa de Alcantarilla en la localidad de Urrugne para asistir al registro de la vivienda, en la que ha sido detenida la esposa del camionero, Lourdes Urdanpilleta. En el operativo, que sigue abierto, han participado unos 150 policías de diversos cuerpos de seguridad franceses, entre ellos agentes de la División Nacional Antiterrorista (DNAT) y de la unidad de elite de la policía RAID. Los agentes han localizado además siete viviendas usadas por la organización terrorista y cuatro zulos de armamento, de los que a las 19.00 horas quedan por registrar dos inmuebles y uno de los depósitos. En un primer recuento, se trata de al menos 400 kilos de Titadyne, centenares de armas, incluido "armamento de guerra", una gran cantidad de documentación y una importante suma de dinero.