Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado un segundo periodista en Moscú en poco más de una semana

El director de la edición en ruso de la revista 'Forbes' fue abatido a balazos el pasado 9 de julio

El cadáver de Paila Peloyán, redactor de la revista Armianskii Pereulok, ha sido encontrado hoy en Moscú con golpes y heridas de arma blanca, según la agencia Interfax, que cita a la policía de la capital rusa. Este es el segundo asesinato de un periodista en Moscú en poco más de una semana, tras la muerte a balazos, en la noche del pasado 9 de julio, del director de la edición en ruso de la revista Forbes, el ciudadano norteamericano Paul Klebnikov.

Las fuentes policiales citadas por Interfax revelan que el cuerpo del periodista fue hallado en el suroeste de uno de los cinturones de carreteras que circunvalan Moscú y que presentaba severos traumatismos craneoencefálicos y heridas de arma blanca. Según los primeros datos de la investigación, Peloyán murió en torno a las dos o tres de la pasada madrugada como consecuencia de los golpes recibidos en la cabeza y por cuchilladas en el pecho.

El primer vicefiscal de Moscú, Alexandr Krójmal, se ha hecho cargo de la investigación y la Fiscalía ha abierto un expediente criminal sobre la muerte del periodista, que era redactor de la publicación Armianskii Pereulok (El Callejón Armenio).

El riesgo de informar en Rusia

El asesinato de Peloyán se suma al del periodista norteamericano Paul Klebnikov, abatido a balazos el pasado 9 de julio. Klebnikov, director de la edición en ruso de la revista Forbes, de 41 años, acababa de salir de su oficina en el norte de Moscú cuando fue tiroteado desde un automóvil; Klebnikov falleció a causa de esas heridas en el ascensor del hospital al que había sido conducido.

Klebnikov había lanzado en abril la edición en ruso de Forbes y se caracterizó a lo largo de su carrera profesional por sus numerosas denuncias contra la corrupción en Rusia y sus trabajos sobre algunos de los oligarcas más poderosos de ese país.

El 12 de julio, el Instituto Internacional de la Prensa (IPI) expresó su preocupación por la "impunidad" de los ataques a la prensa en Rusia y denunció que el asesinato de Klebnikov coincide con "un incremento de las restricciones a la libertad de los medios de comunicación" en este país.

"Al menos tres periodistas fueron asesinados en Rusia en 2003 por su trabajo y ocho más murieron en 2002", recordó el Instituto, que además constató que muchos otros profesionales de la información "han sido violentamente atacados" en Moscú y otras ciudades rusas. "Pocos de los agresores han sido encontrados y castigados, lo que envía un mensaje al mundo sobre la indiferencia del Gobierno ruso respecto a la libertad de prensa", remarcó el IPI, del que son miembros editores y dueños de medios de comunicación de más de 120 países.