Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CGPJ respalda por unanimidad a Conde-Pumpido como nuevo fiscal del Estado

Los miembros del Poder Judicial aseguran que el magistrado cumple con "los requisitos de legalidad y mérito" para ejercer sus nuevas atribuciones

El Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha informado esta tarde favorablemente sobre la propuesta del Gobierno socialista de nombrar a Cándido Conde-Pumpido nuevo fiscal general del Estado y cesar de este cargo a Jesús Cardenal Fernández. El informe del Poder Judicial es preceptivo pero no vinculante para que se haga efectivo el nombramiento y el respectivo cese en la Fiscalía General del Estado.

En su nota, los miembros del CGPJ informan de que han llegado al acuerdo por unanimidad al cumplir el candidato con los "requisitos de legalidad y mérito" preceptivos. Los dos requisitos que establece el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal para acceder al cargo de fiscal general es ser un magistrado de reconocido prestigio y tener más de quince años de ejercicio efectivo de su profesión, lo que cumple Cándido Conde-Pumpido, actualmente magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.

Dudas sobre el proceso de designación

Pese a la votación unánime a favor de la idoneidad de Conde-Pumpido, varios vocales del sector conservador, próximo al PP, han puesto de manifiesto durante la reunión dudas sobre el proceso por parte del Gobierno para este nombramiento. En el oficio remitido al CGPJ por el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, se da cuenta de que en el Consejo de Ministros del pasado lunes, día 19, se acordó el cese de Cardenal y pedir informe al CGPJ sobre el nombramiento de Conde-Pumpido. Las dudas de los citados vocales provienen de que, en la rueda de prensa posterior al Consejo, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dijo que el Gabinete había cesado a Cardenal pero no había propuesto al nuevo fiscal general.

El portavoz del Poder Judicial, Enrique López, ha destacado que estos vocales habían salvado sus dudas aplicando el principio de "presunción de legalidad de los actos administrativos", es decir, dando credibilidad a la comunicación del ministro López Aguilar. El portavoz ha añadido que las posibles dudas sobre si el nombramiento se deliberó o no en el Consejo de Ministros del día 19 deben ser despejadas, en todo caso, por el Gobierno.

Votó a favor de la condena de Barrionuevo y Vera

Cándido Conde-Pumpido Tourón, de 54 años, magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, fue uno de los fundadores de la asociación Jueces para la Democracia. Nacido en A Coruña en 1949, casado y con tres hijos, Conde-Pumpido ha sido uno de los referentes de la asociación progresista Jueces para la Democracia y uno de los magistrados más jóvenes al acceder al Supremo, al que llegó a propuesta del sector progresista del Consejo del Poder Judicial, informa Julio M. Lázaro.

Durante su etapa en la Sala de lo Penal del Supremo, votó en contra de que el entonces presidente del Gobierno, Felipe González, fuese llamado a declarar como testigo en la instrucción del caso GAL. Posteriormente, en 1998, tras la vista del juicio contra la cúpula de Interior, votó a favor de la condena del ministro José Barrionuevo y del secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera, que fueron sentenciados a 10 años de prisión por el secuestro de Segundo Marey.

Conde-Pumpido, que ha pasado toda su trayectoria de magistrado en la jurisdicción penal, pertenece a una familia de juristas en la que su padre, Cándido Conde-Pumpido Ferreiro, ejerció como teniente fiscal del Tribunal Supremo, es decir, como número 2 de la Fiscalía General del Estado, en los primeros años de la Transición.

Más información