Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un policía muerto al inmolarse tres terroristas islámicos en Leganés

Algunos de los terroristas fallecidos estaban buscados como "presuntos autores" de la matanza de los trenes de Madrid

Un agente de los GEO del Cuerpo Nacional de Policía y al menos tres presuntos terroristas han muerto tras producirse una fuerte explosión en un edificio en Leganés en el transcurso de una operación relacionada con los atentados del 11-M, según ha informado el ministro de Interior en funciones, Ángel Acebes. Agentes de la Policía Nacional y de la Policía local han acorralado en el edificio a varios presuntos terroristas, de rasgos magrebíes, que "se habrían inmolado" ante el cerco policial.

Según ha informado el ministro, la investigación de los atentados del 11-M ha llevado esta tarde a las fuerzas del orden hasta un piso situado entre los barrios de Zarzaquemada y Leganés Norte. Al parecer, en ese piso se encontraban al menos tres activistas, algunos "buscados como autores materiales" de la matanza del 11-M, ha dicho Acebes, que se han atrincherado al percatarse de la presencia policial. La policía ha evacuado el edificio y ha acordonado la zona y, cuando se disponía a asaltar el piso, los terroristas han proferido "gritos y cánticos en árabe" y se han producido disparos.

Posteriormente, ante la inminencia del asalto, los terroristas, siempre según el ministro, se "habrían inmolado", haciendo estallar una "fuerte carga explosiva", acabando con sus vidas y con la de uno de los Geos que participabe en la operación. Acebes ha informado de que otros 11 policías han resultado heridos, tres de ellos gravemente.

Según Acebes, serían tres los terroristas muertos, "todos" los que se encontraban en el piso en el momento de la explosión. No obstante, ha pedido "cautela" y no descarta que se puedan encontrar otros cuerpos entre los escombros o que sean más los cadáveres, dado que la explosión ha sido muy fuerte y los cuerpos han quedado destrozados. Tampoco ha descartado que algún terrorista haya podido huir antes de la explosión, que, además, ha matado a uno de los policías que participaba en la operación y ha herido al menos a una decena más.

La deflagración ha provocado, según el relato del ministro, el hundimiento del techo de la vivienda y de la pared posterior de la misma, lo que dificulta la concreción del número de terroristas muertos, por la cantidad de escombros. En todo caso, parece confirmado que algunos de los fallecidos eran buscados por la Audiencia Nacional como presuntos autores materiales de los atentados del 11-M. Sus fotografías y sus identidades -Rachid y Mohamed Oulad Akcha, Abdennabi Kounjaa, alias Abdallah, Serhane Ben Abdelmajid Fakhet, El tunecino, Jamal Ahmidan, El chino y Said Berraj- fueron facilitadas esta semana por el Ministerio del Interior. Los terroristas llevaban un mes en la vivienda.

Espectacular despliegue

En el operativo han intervenido, además de los Geos, agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y de la Comisaría General de Información, cuya labor ha ensalzado el ministro, que ha calificado la operación de "muy intensa y muy meticulosa".

Además, la operación ha provocado la puesta en marcha de un enorme despliegue de emergencias. Una veintena de ambulancias y varios coches de bomberos se han dirigido a las inmediaciones del edificio y varios helicópteros han sobrevolado la zona, acordonada por la policía, durante la tarde. Las inmediaciones del edificio han quedado herméticamente cerradas durante la operación, gran parte de los edificios de la zona han sido desalojados y se han cortado al tráfico las vías colindantes.

El edificio donde se han refugiado los perseguidos, de cuatro plantas, está ubicado en el número 13 de la calle de Irene Fernández, hasta hace sólo cuatro meses denominada calle de las Madres de Mayo, situada entre los barrios de Zarzaquemada y de Leganés Norte, atravesado por la vía del tren y en el que se encuentra la estación de cercanías de Zarzaquemada. Vecinos del edificio que presenciaron los hechos han asegurado que el patio del edificio ha quedado destrozado a causa de la explosión.