Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil reanuda la búsqueda del meteorito que cayó ayer en la Península

El CSIC asegura que las probabilidades de encontrar restos del bólido "son muy escasas"

Con la ayuda de un helicóptero, varias patrullas de la Guardia Civil han reanudado esta mañana en León, Palencia y Castellón la búsqueda de los restos de un extraño objeto, posiblemente un meteorito, que cruzó ayer la península desde Santiago de Compostela a Castellón y que impactó sobre las 18.00 horas en el límite entre las provincias de León y Palencia. Mientras tanto, expertos y científicos intentan buscar explicación del fenómeno, del que no se dispone de imágenes.

La nota pesimista la ha puesto el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que esta misma tarde ha señalado que "las probabilidades de encontrar fragmentos" del bólido son "muy escasas" como "consecuencia del proceso de desintegración" que se produce al entrar en la atmósfera terrestre. No obstante, la búsqueda continúa. Este mediodía, los agentes, que rastrean la zona del supuesto impacto - 25 kilómetros que separan la localidad leonesa de Renedo de Esgueva y la palentina de Guardo- no habían encontrado rastro alguno del fenómeno. Otro dispositivo busca a estas horas en distintas localidades de la provincia de Castellón.

Miles de personas avistaron en distintos puntos de España la caída de bolas de fuego, posiblemente originadas por la entrada en la atmósfera de un meteorito de gran tamaño, sin que se haya informado de daños personales o materiales. Los centros de emergencias de toda España empezaron a recibir llamadas de gente que aseguraba haber visto caer del cielo "explosiones", "bolas de fuego", "destellos luminosos" y "objetos incandescentes", acompañados de un fuerte ruido y de templores similares a los de un pequeño seísmo. Además, apareció una enorme nube de color negro.

Las alertas del fenómeno llegaron de distintos puntos de las provincias de A Coruña, León, Palencia, Madrid, Cuenca, Castellón, Valencia, Alicante, Albacete, Huesca y de las comunidades de Cantabria y Extremadura, donde numerosos testigos aseguraron haber visto bolas de fuego. Pero el estruendo se escuchó también en muchos lugares de España, desde la costa gallega hasta el litoral mediterráneo. Hoy se ha sabido que el fenómeno fue visto también tanto en el norte como en el sur de Portugal. Incluso varias personas que viajaban en coche desde la localidad de Borja hasta la capital aragonesa aseguran haber visto varios fragmentos otra vez esta mañana atravesando el espacio de la provincia. Según uno de los testigos, Mariano Tejero, vieron una bola de fuego, primero negra y posteriormente roja, y tuvieron tiempo de sacar dos fotos.

En el Multiusos de San Lázaro

En principio, se pensó en la posibilidad de que se tratara de un avión. Pero Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) y la compañía Iberia aseguraron que no tenían constancia de que por la tarde se hubiera producido ningún problema en los vuelos a su cargo. Iberia no había recibido hasta las 20.00 horas ninguna notificación de sus pilotos sobre este fenómeno cósmico, según confirmó la aerolínea. En este sentido, fuentes del instituto armado en Almanza (León) subrayaron la alta probabilidad de que se tratara de un meteorito tras haber descartado, previa comunicación con la base aérea de la Virgen del Camino -sede del aeropuerto civil de León-, la posibilidad de que lo ocurrido pudiera estar relacionado con el vuelo de algún avión.

Entre los miles de testigos, hubo uno de excepción: el director del Observatorio Astronómico de Santiago de Compostela, José Ángel Docobo, que aseguró ayer que dado el tamaño del meteorito podría tener una masa de entre 50 y 100 toneladas. El director del observatorio estaba presenciando, en el Multiusos de San Lázaro, un partido de segunda B entre el Compostela y el San Sebastián de los Reyes cuando observó el fenómeno. A juicio de Docobo, se trataba probablemente de "un bólido, una enorme piedra cósmica que se movía en torno al sol, se encontró con la atmósfera terrestre y con el rozamiento se fragmentó, provocando el efecto que se pudo ver".

Docobo destacó el hecho de que este fenómeno se haya visto de día, cuando habitualmente sólo se puede observar de noche, lo cual, en su opinión, indica que el objeto era "enorme", estalló y se fraccionó en meteoritos. En todo caso, los sistemas de vigilancia del espacio no detectaron nada. El Instituto Nacional de Meteorología (INM) informó de que, con los medios de detección atmosférica con que cuenta este centro, "no se detecta nada fuera de lo normal" que justifique las "bolas de fuego o luz" que se vieron en distintos puntos de España. Un operador de telescopio del Instituto de Radioastronomía Milimétrica del Observatorio de Pico Veleta (Granada) dijo que no habían observado el fenómeno porque "iba demasiado bajo" para el alcance de sus aparatos.

Un fenómeno corriente

A pesar de su espectacularidad y de que se produjera en vísperas de la llegada de los Reyes Magos, los expertos restan importancia al fenómeno. Así, el director del Museo de las Ciencias de Valencia, Manuel Toharia, ha señalado a la Cadena SER que fue debido a un gran meteorito de los muchos que caen sobre la Tierra todos los años. "La verdad es que caen bastantes toneladas de materia extraterrestre todos los años sobre la Tierra", ha indicado Toharia a la Ser. "Lo que pasa es que nuestro planeta está cubierto en un 70% por agua y la mayor parte cae en el agua, en el mar, y por tanto no nos enteramos".

Por su parte, el presidente de la Asociación Valenciana de Astronomía, Angel Flores, ha manifestado que se trata de un fenómeno "cotidiano", y de hecho caen a diario sobre la Tierra "cien toneladas de meteoritos". Además, la Agrupación Astronómica Cántabra ha hecho un llamamiento a la población para que, en caso de haber avistado alguno de estos bólidos lo comuniquen, bien a través de los medios o a través de su página web. Así, los organismos astronómicos, recopilando los datos procedentes de los diferentes lugares, tratarán de reconstruir su trayectoria.

Más información