Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre confirma que habló ayer con Gallardón para zanjar la polémica de su desencuentro

La presidenta subraya su amistad de 20 años con el alcalde de Madrid, aunque eso no significa que no tengan "discrepancias que no se puedan resolver"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha dado hoy por zanjada la polémica sobre su relación con el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, y ha afirmado que ayer habló con él "para acabar con esta situación". La polémica saltó el pasado viernes, cuando Aguirre pidió Gallardón que no hablara en su toma de posesión y se avivó ayer con la ausencia del alcalde en el acto de juramento de los nuevos consejeros.

Según la presidenta, el alcalde y ella son amigos desde hace 20 años, amistad que está "por encima de todo", si bien eso no significa "que no tengamos discrepancias ni que éstas no se puedan resolver". La presidenta, que ha comenzado la jornada con una temprana visita al albergue de San Juan de Dios, con motivo de la celebración del Día de las personas sin techo, ha explicado que la confusión la produjeron las páginas digitales de los periódicos, que titularon "Gallardón devuelve la bofetada a Aguirre" y él tuvo que salir a djar claro "que no era así, lo que pasaba es que no le habían invitado".

Sin embargo, esa explicación, según dijo la propia Esperanza Aguirre al alcalde, podía dar lugar a confusiones. "Yo le dije: Alberto, si esto lo dices así parece que no te han invitado a ti, pero sí han invitado a otros". Preguntada entonces por el grado de responsabilidad de la prensa en la agitación de la polémica, Aguirre ha respondido que ella no le echaba "la culpa a nadie", aunque ha agregado que comprendía "que el tema tenga un interés estupendo para ustedes".

Nadie tiene la culpa

"Yo no me voy a pelear con Gallardón; es amigo y le quiero mucho, aunque comprendo que Alberto esté especialmente sensible y emocionado en el día de su relevo, después de ser un excelente presidente durante ocho años", ha argumentado. Asimismo, ha recordado las "numerosísimas" ocasiones en las que "los inquilinos de la Puerta del Sol y los de la Plaza de la Villa han sido objeto de desencuentro" según los medios de comunicación; "así sucedió con Enrique Tierno Galván y Joaquín Leguina y entre Ruiz-Gallardón y el anterior alcalde de Madrid [José María Alvarez del Manzano]".

"Del caso de ayer -ha explicado Aguirre- nadie tiene culpa", porque "nadie fue invitado a ese acto", sino que, explicó la presidenta, "los nuevos nombrados vinieron con sus familiares y amigos, y había dos ministros", Ángel Acebes y Ana Pastor, por su relación de amistad, del primero, con el nuevo vicepresidente primero Ignacio González y la segunda, con el nuevo consejero de Cultura y Deportes, Santiago Fisas.

"En mí no encontrarán jamás ningún motivo de desencuentro personal con Alberto; otra cosa es que tengamos diferencias políticas como tienen los hermanos en una familia. Lo importante -ha concluido Aguirre- es que tanto la institución de la Comunidad de Madrid y su presidenta, y el Ayuntamiento de Madrid, y su alcalde, no van a tener discrepancias políticas que no se puedan resolver, porque mi amistad con Alberto está por encima de todo".