Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón dicta prisión para cuatro de los detenidos el jueves por su relación con Al Qaeda

El quinto arrestado tendrá que pagar una fianza de 60.000 euros

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha decretado el ingreso en prisión incondicional de cuatro de los detenidos el pasado jueves en distintas localidades españolas por su presunta relación con Al Qaeda. El quinto de los arrestados podrá eludir la cárcel si aporta una fianza de 60.000 euros antes de que concluyan las próximas 72 horas.

En el auto de prisión, notificado a última hora de esta noche, el juez ordena la prisión incondicional de los hermanos Ahmed y Wahhed Koshagi Kelani, detenidos en Madrid, de Hasan Al Husein, arrestado en Alfacar (Granada) y de Sadik Merizak, marroquí detenido en Benitatxell (Alicante), considerados componentes del "tercer nivel" o "célula durmiente" de la célula española de la red.

Garzón expone que los cuatro se integraron en la célula española a las órdenes del responsable de ésta, Imad Eddin Barakat Yarkas, "Abu Dahdah", creada entre 1994 y 1995 y desarticulada en noviembre 2001.

El juez considera que el proceso de incorporación de los cuatro imputados a la célula española de la red pasa por "una labor inicial de proselitismo y adoctrinamiento; una serie de contactos personales y telefónicos constantes; aportaciones económicas y prestación de infraestructura y apoyo a militantes que puedan venir a España. Este proceso también incluye el suministro de fondos a otros miembros de la organización; traslado a campamentos de entrenamiento terrorista de Al Qaeda; cursillos de aprendizaje de técnicas de combate; y adscripción en algún caso (Sadik Merizak, alias "Abdelrahman") a los grupos operativos como durmiente, a la espera de ser llamados para la ejecución de cualquier acción concreta.

Libertad bajo fianza

Respecto a Jamal Hussein Hussein, alias "Abu Ali", para el que ordena la libertad provisional con fianza de 60.000 euros, expone que sus actividades, "aunque de gravedad e importancia, no determinan en este momento y, a falta de ulteriores averiguaciones (...), la convicción de que se halla integrado en la célula, pero sí de que ha colaborado con sus miembros".

El juez expone que "es cierto que la posible participación de los imputados no tiene relación directa con los hechos más graves (asesinatos, secuestros, estragos, etc) de la estructura a la que aparentemente pertenece", Al Qaeda. Sin embargo, argumenta que esta red "sigue nutriéndose, no sólo de sus antiguas bases en Afganistán, sino también, y ahora con mayor razón, de las células durmientes de tercer nivel, por lo que debe neutralizarse la eventual continuidad delictiva de sus integrantes".

El auto, de catorce páginas, explica que Al Qaeda "tiene un carácter difuso pero extremadamente letal, y que se halla extendida por todo el mundo, a través de células o grupos aparentemente autónomos que responden a las directrices locales para el apoyo, logística y adoctrinamiento".