CRISIS EN EL AYUNTAMIENTO DE MARBELLA

Gil se desvincula de la moción contra el alcalde de Marbella pero apoya "el nuevo proyecto"

La iniciativa ha sido presentada por siete ediles rebeldes del GIL, los cuatro del Partido Andalucista y los cinco del PSOE, a quienes Caldera amenaza con la expulsión

El presidente del GIL (Grupo Independiente Liberal), Jesús Gil, se ha desvinculado hoy de las negociaciones que han culminado en un pacto entre PSOE, PA y ocho ediles de su partido para presentar una moción de censura contra Julián Muñoz (GIL), pero ha justificado la moción porque Marbella "no está bien tratado y es el hazmerreír mundial".

LA FRASE

Yo muero en esta guerra, pero a él me lo llevo por delante

Más información

Gil ha comparecido en rueda de prensa acompañado por sus concejales que hoy han presentado la moción de censura contra Muñoz y que esta mañana se pasaron al Grupo Mixto, y ha dicho que fueron ellos los que le expusieron su intención de abandonar el partido por "ciertas actitudes" de sus compañeros de gobierno y que él decidió apoyar "el nuevo proyecto".

En principio la moción debe prosperar, pues la apoyan, además de los ocho ediles rebeldes, los cinco del PSOE y los tres del PA, 16 de un total de 27, ya que los cuatro del PP han decidido no secundar la iniciativa. Sin embargo, poco después de conocerse la noticia el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Jesús Caldera, ha anunciado, en rueda de prensa, que el PSOE expulsará a sus cinco ediles en la ciudad si no retiran su firma de dicha iniciativa. Caldera ha precisado que su partido desautoriza esa moción de censura, no la comparte e incumple y vulnera el pacto antitransfuguismo.

El ex alcalde marbellí, que ha precisado que no disolverá su partido "aunque no tenga feligreses", ha criticado el acercamiento de Muñoz con la Junta de Andalucía para negociar un Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y ha declarado que ese diálogo abierto es perjudicial para la ciudad.

"Marbella, que vive de los convenios y de las licencias, no puede estar con el PGOU de 1986 porque se le asfixia", ha aseverado Gil, que ha añadido que la ciudad "se moriría en tres o cuatro años si no otorga una licencia o no firma un convenio".

Gil ha insistido en que "la situación actual es una bomba; puede explotar y no tiene solución porque no hay ingresos para cubrir" las necesidades y en que la paralización de las licencias urbanísticas supondría que "en la ciudad sobrarían 60.000 obreros".

Para el ex alcalde de Marbella se ha hecho necesario "buscar una salida pactada seriamente" y ha afirmado que la intención de sus concejales ha sido "abrir las puertas" a las distintas instituciones para sacar adelante los grandes proyectos de Marbella, como el PGOU o el soterramiento de la nacional 340 a su paso por San Pedro de Alcántara, ya que "al PP se le dio la oportunidad de que hubiera entrado" en el pacto.

En los dos últimos meses, según Gil, Muñoz ha hecho "una utilización burda para instalar a su equipo e ignorar al GIL". El ex alcalde marbellí señaló que la última vez que habló con Muñoz, el pasado domingo en la plaza de toros de Marbella, le dijo que "era el mayor traidor".

Cese del gerente de Urbanismo

Gil no ha aclarado si el hasta ahora gerente de Urbanismo, Juan Antonio Roca, cesado anoche por decreto de Alcaldía, tendrá autoridad para las decisiones urbanísticas y ha recordado que es un trabajador de la sociedad municipal Planeamiento 2000. El ex regidor ha matizado que "otra cosa" es que Roca "pueda dar licencias" ya que éstas "serán supervisadas por el PSOE, el PA y el Grupo Mixto".

Respecto a Roca, Gil ha asegurado de que el jefe de la Policía Local de Marbella intentó esta mañana "echarle de su oficina" de Planeamiento 2000 y ha aseverado que este cuerpo de seguridad "no está al servicio de ningún político".

Gil ha afirmado que no es su "misión" ni su "labor" entrar en descalificaciones "ni en planteamientos de guerra" con Muñoz y que hasta el momento no se ha metido "con su vida privada ni con Isabel Pantoja".

El PP será "testigo" del "error"

El PP ha tachado de "error" la moción de censura y ha anunciado que será "testigo" de esta situación. El presidente del PP de Málaga, Joaquín Ramírez, dijo que se trata de "un gran error cuando las elecciones se celebraron apenas hace algo más de dos meses" y destacó que "no es de recibo que estos partidos intervengan ahora y consigan formar parte del gobierno municipal".

Ramírez destacó que en los próximo días "habrá que ver a qué responde" esta iniciativa y sentenció que el PP "tiene serias dudas de cómo queda la transparencia democrática y el urbanismo" en la localidad.

Lo más visto en...

Top 50