Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CERCO JUDICIAL A ETA

El Gobierno vasco duda de que el embargo a Batasuna sea constitucional

Otegi afirma que su formación no pagará los 24 millones que reclama la Audiencia .- La presidenta de Eusko Alkartasuna, Begoña Errazti, califica el auto de Garzón de "absolutamente ilegal"

El Gobierno vasco, a través de su consejero de Justicia, Joseba Azkarraga, se ha pronunciado hoy sobre el auto que dictó ayer Garzón en el que hace responsable a Batasuna de los daños causados por la violencia callejera. Para Azkarraga, esta decisión es una "utilización política de la justicia" y ha añadido que duda de su constitucionalidad.

Según la interpretación del consejero de Justicia del Ejecutivo de Ibarretxe, la preocupación del Gobierno era la ilegalización de una formación política determinada y Garzón "ha dado el pistoletazo de salida" para ver quién es el primero que la procesa.

En una línea similar, la presidenta de Eusko Alkartasuna, Begoña Errazti, ha considerado que el auto del juez Garzón es "absolutamente ilegal". "No es conforme a la ley porque no aporta argumentos concluyentes, más que demostrar la culpabilidad, la actitud del juez es considerar que lo que hay que demostrar es la inocencia", ha observado Errazti en una entrevista concedida a Euskal Telebista.

"Igual que con Primo de Rivera"

Por lo que respecta a los directamente afectados, los integrantes de Batasuna, su portavoz, Arnaldo Otegi, ha descartado que la formación abertzale vaya a hacer efectivo el pago de 24 millones de euros para evitar el embargo dictado ayer por el juez Garzón ya que "no dispone de ellos" y, aunque los tuviera, "políticamente en ningún caso" aceptaría el pago.

El portavoz de Batasuna ha insistido en que el propio juez y la Unidad Central de Investigación (UCI) de la Guardia Civil saben que no existe ese dinero. Pese a todo, Otegi ha descartado la desaparición de la coalición y ha recordado que la formación ya ha vivido "circunstancias históricas muy diferentes en las que se nos aplicaron legislaciones de auténtica excepción".

Para Otegi, de lo que se trata es de "intentar neutralizar de las vías de financiación de Batasuna, plantear un bloqueo económico que impida que Batasuna pueda realizar una actividad política, esperanza de Aznar y del PP". El dirigente abertzale ha comparado la situación actual con la dictadura de Primo de Rivera y ha insistido en que lo que se intenta es "bloquear las aspiraciones políticas de los que planteamos un modelo democrático radiclamente distinto al que plantean para nosostros los neofascistas del Estado".