CASA REAL

El duque de Lugo, estable dentro de la gravedad tras sufrir un infarto cerebral

Los médicos que le atienden descartan una intevención quirúrgica tras el parte médico de las 19.30

Veinticuatro horas después del infarto cerebral que motivó su ingreso urgente, Jaime de Marichalar, esposo de la Infanta Elena, continúa estable dentro de la gravedad, según el último parte médico ofrecido a las 19.30 por los médicos que le atienden en el hospital madrileño Gregorio Marañón.

A preguntas de los periodistas, los facultativos ha descartado la intevención quirúrgica del duque de Lugo, que sufre una "hemiplejia del lado izquierdo del cuerpo" y permanece entubado y con ventilación mecánica. Según los médicos, la evolución de su lesión cerebral será definida en un plazo de 48 a 72 horas y su vida, salvo complicaciones inesperadas, no corre peligro.

Más información

El equipo médico del hospital madrileño ha aclarado que Marichalar no tiene antecedentes médicos de dolencias cardiovasculares. Se sabe que el infarto se produjo por una obstrucción de la arteria cerebral media, pero aún no se han podido determinar las causas exactas de la aparición del coágulo.

Ejercicio físico

Jaime de Marichalar sufrió una isquemia cerebral cuando practicaba un ejercicio de bicicleta en un gimnasio a las 19.30 de ayer. Desde el momento en el que le sobrevino el ataque hasta el ingreso en el hospital había transcurrido menos de una hora. Fuentes del hospital han explicado que, al llegar al centro, Marichalar podía hablar y estaba consciente.

Los doctores José Eugenio Guerrero, jefe del Servicio de Cuidados Intensivos del hospital, y José Avelino Barros, jefe de los Servicios Médicos de la Casa del Rey, han indicado, en sus dos comparecencias de la jornada ante los medios de comunicación, que hay que esperar a que se cumplan las primeras 48 horas desde que se inició el proceso para poder pronunciarse sobre la futura evolución de la lesión.

Doña Elena sigue en el hospital todo lo cerca de su marido que le permiten los médicos, aunque ha vuelto en algún momento al Palacio de la Zarzuela para reunirse con sus hijos, Felipe y Victoria. Tanto la Familia Real como la familia del Duque de Lugo procuran reducir al máximo su presencia en el hospital, dado que la expectación que despiertan puede entorpecer el normal funcionamiento de la UCI y de los servicios de urgencia del centro sanitario.

En el centro sanitario son permanentes las llamadas de teléfono para interesarse por el estado del duque de Lugo y numerosos los telegramas que se reciben.

La isquemia cerebral, un tipo de dolencia muy poco común en personas jóvenes, se produce cuando una de las seis arterias que riegan los dos hemisferios del cerebro se tapona u obstruye, por lo que la sangre deja de llegar a la zona cerebral que ese vaso nutre. La parte del cerebro que deja de recibir sangre (zona isquémica) deja de tener un funcionamiento adecuado.

La causa más frecuente del taponamiento de estas arterias, un cuadro médico común en edades avanzadas, es la aparición de una placa de arterioesclerosis que ocluye completamente el diámetro del vaso e impide que la sangre circule por el cerebro.

En personas jóvenes, esta dolencia suele tener su origen o bien en una malformación congénita del vaso o bien en una anomalía del sistema de coagulación que predispone al organismo a la formación de trombos.

La isquemia puede ser transitoria o definitiva. En el primer caso, la obstrucción del vaso desaparece en un periodo de entre 12 y 24 horas tras el accidente vascular. Es el propio organismo el encargado de destruir el coágulo que impide la correcta circulación de la sangre. En la mayoría de estos casos no quedan secuelas.

Cuando la obstrucción supera las 24 horas sobreviene la isquemia definitiva, lo que se traduce en secuelas irreversibles como trastornos en el lenguaje, la movilidad, o la percepción de los sentidos.

La infanta Elena abandona, de madrugada, el hospital Gregorio Marañón.
La infanta Elena abandona, de madrugada, el hospital Gregorio Marañón.EFE
Los médicos José Eugenio Guerrero Sanz (izqda.), jefe del Servicio de Cuidados Intensivos, y José Avelino Barros (dcha.), jefe del Servicio Médico de la Casa del Rey, durante la rueda de prensa.
Los médicos José Eugenio Guerrero Sanz (izqda.), jefe del Servicio de Cuidados Intensivos, y José Avelino Barros (dcha.), jefe del Servicio Médico de la Casa del Rey, durante la rueda de prensa.EFE

Formación empresarial

Jaime de Marichalar y Sáenz de Tejada, de 38 años de edad, es el cuarto de los seis hijos del Conde de Ripalda (fallecido en 1979), y de Concepción Sáenz de Tejada y Fernández de Bobadilla.

Nacido en Pamplona en 1963, realizó sus estudios en los colegios de los Jesuitas de Burgos, San Estanislao de Kostka de Madrid y en la Yago School de Dublín, Irlanda. Su formación académica se ha orientado hacia el campo de la Economía en la especialidad de Gestión de Empresa y Marketing. En 1986 amplió sus estudios realizando períodos de prácticas en diversas entidades financieras de París, donde residió de soltero y durante los primeros años de su matrimonio.

Tras unos años de trabajo en el sector de mercados financieros de ámbito internacional, fue nombrado en enero de 1998 "managing director senior advisor" de Crédit Suisse First Boston en Madrid, donde viven los Duques de Lugo desde ese mismo año. Igualmente, preside la Fundación Winterthur, que impulsa numerosas actividades culturales. El pasado mes de marzo el Consejo de Administración de Cementos Portland acordó nombrarle consejero de la sociedad .

El 18 de marzo de 1995 se celebró en la Catedral de Sevilla su enlace matrimonial con la Infanta Tienen dos hijos, Felipe Juan Froilán de Todos los Santos, que nació el 17 de julio de 1998, y Victoria Federica, nacida el 9 de septiembre de 2000, ambos en Madrid.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50