Rusia se aleja de la suspensión de pagos tras lograr tramitar el pago de su deuda

Bloomberg informa de que el banco JPMorgan ha procesado este jueves el abono por parte de Moscú de 117 millones dólares en intereses de dos cupones

El ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov (a la izquierda), conversa con el presidente, Vladímir Putin, en 2019.
El ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov (a la izquierda), conversa con el presidente, Vladímir Putin, en 2019.SPUTNIK (Reuters)

La capacidad de un Estado para devolver el dinero que le prestan los acreedores marca una clara línea entre los países solventes y los que no lo son. Rusia se ha acercado peligrosamente a ese segundo grupo en las últimas horas ante las dudas sobre si podría abonar o no los vencimientos de 117,2 millones de dólares (106 millones de euros) en intereses de la deuda que expiraban este miércoles. El Ministerio de Finanzas ruso ha asegurado este jueves en un comunicado que dio la orden de hacer el pago a la sucursal en Londres de Citibank con la que suele operar, pero desconocía si se efectuaría o se vería paralizado debido a las sanciones. Esta tarde, Bloomberg ha informado de que el banco norteamericano JPMorgan ha tramitado el pago y tras recibir el beneplácito del Tesoro estadounidense ha enviado el dinero a Citigroup, el encargado de distribuirlo entre los inversores en deuda rusa, por lo que Moscú esquivaría por ahora la suspensión de pagos.

Varias fuentes del mercado citadas por Reuters confirmaron que ya ha habido inversores que han recibido el dinero, y lo han hecho en dólares, una cuestión que no estaba nada clara después de que Rusia se mostrara dispuesta a pagar en rublos. La transacción debía producirse este miércoles, aunque una vez expirado el plazo, contaba con un periodo de gracia de 30 días para abonar sus compromisos. Si no hubiera pagado en ese mes extra, Rusia habría sufrido su primera suspensión de pagos en moneda extranjera desde hace más de un siglo, cuando el régimen soviético nacido de la Revolución Rusa se negara a hacerse cargo de las deudas contraídas por el régimen zarista.

Consciente del golpe a la credibilidad económica del país que supondría un incumplimiento, el ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, ha insistido en que Moscú cuenta con los fondos para satisfacer sus obligaciones, y así lo ha hecho. Sin embargo, no se atrevió a garantizar que los inversores fueran a recibir el capital debido a las sanciones internacionales que mantienen congeladas las reservas rusas y restringen sus maniobras financieras. Siluanov emplazó a Estados Unidos, al que acusa de querer provocar el impago de manera artificial, a aclarar si va a permitirle pagar sus deudas. “La posibilidad o imposibilidad de cumplir con nuestras obligaciones en moneda extranjera no depende de nosotros. Tenemos el dinero, hicimos el pago, pero ahora la pelota está del lado, en primer lugar, de las autoridades estadounidenses”, dijo Siluanov este miércoles en una entrevista con RT.

Al tener vedado el acceso a buena parte de sus 640.000 millones de dólares en reservas, el Kremlin había deslizado que podría devolver su deuda utilizando rublos, muy devaluados después de tres semanas de duras sanciones, pero esa vía alternativa ha sido cerrada por las agencias de calificación. A diferencia de otros, los bonos que expiraban este miércoles, emitidos en 2013 y con vencimiento en 2023, no contemplaban la opción de pagar en rublos, y Fitch advirtió de que cualquier pago en la divisa rusa no será válido y equivaldrá a la suspensión de pagos.

La mala noticia para Rusia es que el calendario trae nuevos vencimientos de deuda inminentes: solo en lo que queda de mes, Rusia debe devolver otros 614 millones de dólares, y en abril tiene compromisos aún mayores, superiores a los 2.000 millones, por lo que los inversores seguirán atentos a si es capaz de seguir pagando. Un default, como se conoce en inglés al fenómeno del impago, sería el enésimo golpe económico para Moscú, pues culminaría su aislamiento de los mercados internacionales y elevaría sus costes de financiación al quedar cerrada la principal puerta de entrada de fondos que utilizan los Gobiernos para sufragar sus gastos.

Riesgo de contagio

En caso de suspensión de pagos de Rusia, el Fondo Monetario Internacional considera que las cantidades que quedarían en el aire no son lo suficientemente altas como para suponer un problema sistémico para la economía global, aunque sí añadirían inquietud. No siempre se conoce la exposición real a Rusia de los fondos e instituciones financieras, lo que puede dar lugar a sorpresas.

La economista jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhart, recordó esta semana que cuando Rusia cayó en suspensión de pagos en 1998 tras no afrontar sus vencimientos de deuda en rublos, el hedge fund estadounidense Long-Term Capital Management (LTCM) tuvo que ser rescatado por la Reserva Federal. “¿Recuerdan LTCM? Eso no estaba necesariamente en el radar de nadie al comienzo del incumplimiento de Rusia en agosto de 1998″, alertó.

Rusia ha emitido 15 bonos internacionales con un valor nominal de alrededor de unos 40.000 millones de dólares, cifra que se eleva hasta los 150.000 millones de dólares de deuda si se suma la de grandes empresas, sobre todo del poderoso sector energético ruso, como Gazprom y Lukoil, que también pueden verse en problemas para afrontar sus pagos. Entre los inversores afectados han salido a la palestra nombres como el de Pimco, el mayor fondo de renta fija del mundo.

Sobre la firma

Álvaro Sánchez

Redactor de Economía. Ha sido corresponsal de EL PAÍS en Bruselas y colaborador de la Cadena SER en la capital comunitaria. Antes pasó por el diario mexicano El Mundo y medios locales como el Diario de Cádiz. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS