Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Pantallas BLOGS Por CHIQUI DE LA FUENTE
DEPORTES

Fútbol americano, espectáculo y publicidad: llega la Super Bowl

Al estadio solo podrán asistir unas 22.000 personas debido a la pandemia, pero serán millones de consumidores los que lo verán por televisión. Y eso es un caramelo muy goloso para las marcas...

Amazon Echo. "El cuerpo de aAlexa". Agencia Lucky Generals, EE UU.

Existe un día al año en EE UU en el que nadie aprovecha la pausa publicitaria para ir al baño. Suena tan bizarro que podría ser el argumento de una película de David Lynch, pero no, hablamos de la Super Bowl. El partido final de la NFL (National Football League) es más popular que Dolly Parton (aparece en el spot de Squarespace de este año, por cierto) y más analizado que la carrera del clan Kardashian. Más de 100 millones de personas —casi el 30% de la población de EE UU— sigue el evento en streaming (en directo en línea) y es un wannabe (querer ser) para las marcas. Conseguir anunciarse durante el intermedio es el objetivo de cualquier compañía que aspire a cotizar en Wall Street o empadronarse en Silicon Valley.

Los espacios publicitarios son tan prohibitivos desde el punto de vista económico y la exposición mediática tan brutal que, históricamente, las piezas que se emiten son auténticas obras de arte. La verdad es que pagar 5,6 millones de dólares (4,6 millones de euros) por treinta segundos (esa es la tarifa) y hacer un mal anuncio, debería estar penado con prisión. Existen piezas de museo y de alfombra roja como el spot de Apple dirigido por Ridley Scott en 1984, un homenaje a la novela homónima de George Orwell (miradlo, es increíble); los treinta segundos eternos de Cindy Crawford y una Pepsi en una gasolinera de extrarradio o el entrañable y diminuto Darth Vader para Volkswagen.

Este año habrá bajas históricas como Budweiser, Coca-Cola o Audi a causa de la covid-19, pero se emitirán genialidades como la pieza de Droga5 para los pañales Huggies, el anuncio de General Motors protagonizado por un Will Ferrel que odia Noruega (su mujer es sueca, simple curiosidad) o la vuelta de David Fincher a la publicidad. Os dejamos nueve spots imperdibles. Lamentablemente, todos están en inglés. Lógico, su gran mercado es el anglosajón.

Si os entran ganas de ir al baño, aguantad.

Tide

Productos de limpieza Tide. "La sudadera de Jason Alexander". Agencia Woven. Reino Unido.

Huggies

Artículos para el bebé Huggies. "Bienvenido al mundo, bebé". Agencia Droga 5, EE UU.

General Motors

General Motors. "De ninguna manera. Noruega". Agencia McCann Worldgroup, EE UU.

Cheetos

Aperitivos Cheetos. "No fui yo". Agencia Mullen Lowe, EE UU.

Uber Eats

Comida a domicilio Uber Eats. "Burda manipulación de Wayne's World y Cardi B". Agencia Special Group, EE UU.

Doritos

Aperitivos Doritos. "#FlatMatthew (#Matthewplano)" Agencia TBD, EE UU.

Bud Light Seltzer

Refresco alcohólico Bud Light Seltzer. "Limones del año pasado". Agencia Wieden+Kennedy, EE UU.

Anheuser-Busch

Cerveza Anheuser Busch. "Tomemos una cerveza". Director David Fincher.

Rebeca Queimaliños es periodista y responsable de comunicación de la compañía creativa PS21.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información