Draghi destinará 12.000 millones a reducir la carga fiscal de Italia

El primer ministro presenta unos presupuestos expansivos en los que se reducirán los impuestos y se compensará con ayudas públicas el incremento de la factura de la luz

El primer ministro italiano, Mario Draghi, durante la rueda de prensa de presentación de los presupuestos para 2022.
El primer ministro italiano, Mario Draghi, durante la rueda de prensa de presentación de los presupuestos para 2022.REMO CASILLI (Reuters)

El primer ministro italiano, Mario Draghi, ha presentado este jueves su primer proyecto de ley de presupuestos, que ya ha sido aprobada por el Consejo de Ministros y necesitará ahora superar el trámite parlamentario. Las cuentas para 2022 aumentan el gasto en 23.400 millones de euros y contemplan además medidas por valor de 30.000 millones para activar la economía pospandemia. También incluyen una rebaja sustancial de los impuestos, para la que se han reservado 12.000 millones de euros, sobre la que todavía está por decidir si tendrá más impacto en las empresas o en los ciudadanos. Pero, sobre todo, las cifras presentadas logran contentar a la mayoría de sensibilidades del gobierno de coalición amplia, haciendo equilibrios en la reforma de las pensiones, la presión fiscal y el mantenimiento de la renta ciudadana, la medida estrella con la que el Movimiento 5 Estrellas ganó las elecciones en 2018, con idénticos recursos que en 2021.

La rebaja de impuestos ha sido bien recibida por todos los partidos, pero ahora deberá sustanciarse con mayor precisión en el Parlamento, tras debatirse también con los actores sociales. “No hemos decidido todavía el peso que tendrán”, ha señalado Draghi durante la rueda de prensa en referencia a cuánto se piensa disminuir cada impuesto. El primer ministro ha destacado, en todo caso, que la rebaja fiscal supone en total 12.000 millones, mucho más de los 8.000 previstos inicialmente. Esta última cifra, aireada por los medios en estos días, es la que destinará a rebajar la denominada cuña fiscal. El documento se limita a fijar dos objetivos: reducir el impuesto sobre las personas físicas y rebajar “el tipo del impuesto regional sobre la actividad productiva”. De ese equilibrio dependerá cuánto se bajen los impuestos a los contribuyentes y cuánto a las empresas.

El ministro de Economía, Daniele Franco, ha anunciado también reducciones del IVA para productos de higiene personal femeninos. Además, se confirman 2.000 millones de deducciones para las facturas del gas y la luz, destinadas a contener los efectos del aumento de precios. Así como ayudas al alquiler para menores de 31 años de hasta el 20% del precio del arrendamiento, con un límite de 2.400 euros anuales. Franco ha definido los presupuestos como “expansivos”. También ha confirmado que el crecimiento en 2021 superará el 6% y ha insistido en que todo se encamina a salir de la crisis generada por la pandemia.

Una de las medidas que más tensión ha generado en el Ejecutivo en las últimas semanas era la reforma del sistema de pensiones. “El compromiso del Gobierno es volver al sistema contributivo”, ha explicado Draghi antes de anunciar un proceso de transición. El cambio previsto por el primer ministro liquidaba Quota 100, el modelo impuesto por la Liga hace dos años que permitía jubilarse cuando la edad y los años trabajados sumaban esa cifra. Draghi pretendía alargar la edad de jubilación hasta los 67 años, pero su idea inicial puso en riesgo la relación con el partido de Matteo Salvini y provocó también la amenaza de una huelga de los sindicatos. Finalmente, el Ejecutivo ha optado por implantar durante 2022 una opción intermedia llamada Cuota 102, que permite jubilarse a los 64 años si se ha contribuido a la seguridad social durante 38 años. A partir de 2023 se diseñará una verdadera reforma del sistema para volver al sistema contributivo. “No espero manifestaciones de los sindicatos”, ha asegurado Draghi. Las medidas sociales, en algunos casos, parecen algo escasas. El aumento del permiso de paternidad, por ejemplo, alcanzará solo los 10 días.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Daniel Verdú

Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS